Suscríbete
Mercado Legal

5 datos para estimular la productividad profesional

Ser productivo en el mundo legal es también acerca de lo que se deja de hacer, aceptar que no lo puedes hacer todo, y aprender a decir que no.

17 Marzo, 2016 Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

clock-650753_1280Pixabay

 
“Hacer más con menos” parece ser el mantra cuando se trata de un abogado. Incrementar la productividad… es más fácil decirlo que hacerlo. Ser productivo no significa simplemente trabajar más rápido o más horas; se trata de priorizar y utilizar tu tiempo de la forma más eficiente.
 
Según el sitio Lawyers Weekly, estos son los 5 tips para que un abogado sea más productivo.

1. Trabaja de forma inteligente

En la percepción común está la idea de que si trabajas afanosa o rápidamente serás más productivo, pero éste no es siempre el caso. Un reciente estudio de la Universidad de Stanford demostró que trabajadores con jornadas extensas no necesariamente aumentan su productividad. Por el contrario, más horas se convierten en un sinsentido, que sólo producen un mayor estrés. Por otra parte, trata de concentrarte en una sola cosa. Evita el multitasking ineficiente, sacando de encima del escritorio los documentos que no necesitas en el momento y cierra ventanas en el computador que no sean útiles.

2. Pon límites

Trata de trabajar ininterrumpidamente en intervalos de 20 a 30 minutos, sin chequear el mail ni conectarte a internet. Detenerse cada vez que llega un mail interrumpe tu flujo de trabajo y generas una expectación irreal frente a tus clientes y colegas de que estás todo el tiempo disponible.

3. Maximiza energía, no sólo tiempo

Regularmente escuchamos que los atletas de elite dicen que descansar y recuperarse son parte crucial para cualquier competencia o entrenamiento. Esto es aplicable a todos nosotros: tomar descansos regulares durante tu día laboral y hacer un esfuerzo para descansar fuera del trabajo son acciones muy efectivas para incrementar tu productividad. Te podrás concentrar por tiempos más largos, tendrás mejor criterio y más paciencia a la hora de lidiar con potenciales crisis.

4. Sé realista

No puedes hacerlo todo, así que prioriza lo más importante y lo que ocupe menos tiempo. Y una cosa relevante: hazte el favor de ponerle expectativas reales a tus jefes.

5. Tómate un tiempo para observar con distancia

Cuando estamos ocupados (que es casi siempre) es más fácil continuar haciendo las tareas como siempre las hemos hecho, aunque no sea lo óptimo. Es crucial que seas capaz de frenar y reconsiderar ¿se puede hacer esto de forma diferente? ¿dónde podemos ser más eficientes? ¿era esa meta necesaria? Darse unos minutos de paz para responder estas preguntas ayudará a ahorrar tiempo, mejorar los resultados y aumentar la productividad en el futuro.

Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn