Suscríbete
Mercado Legal

5 cosas que debes saber sobre el inglés legal

El inglés dentro del mundo jurídico es una especialidad dentro del idioma. No es fácil entender los conceptos y tecnicismos del rubro. Para cuando te tengas que enfrentar a un texto ten en cuenta estas características.

15 Abril, 2016 Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

 

Inglés legalPixabay
Si utilizas el inglés legal con frecuencia en tu trabajo, te habrás dado cuenta de lo complejo que es. Lo enrevesadas que son sus frases y lo enigmático de algunos de sus términos. Pero, además de estas dificultades evidentes, el inglés legal encierra otros muchos obstáculos menos aparentes, pero igual de peligrosas que pueden hacernos tropezar si no se detectan. Por eso Ruth Gámez y Fernando Cuñado, traductores legales españoles revelan en su blog, cinco de las trampas más frecuentes de este inglés de especialidad.
 
Lo que hay que tener claro antes de enfrentarse a un texto legal en inglés es:
 

1. Lenguaje de especialidad

El inglés legal es un subconjunto del lenguaje utilizado por un determinado grupo de profesionales —en este caso, los abogados y los juristas de los países de habla inglesa— en sus comunicaciones habituales. Como tal, el lenguaje de especialidad presenta ciertos problemas que lo hacen difícil, incluso para aquellas personas que dominan el idioma.

2. Carácter conservador

Como bien apunta Anabel Borja Albi, profesora del Departamento de Traducción y Comunicación de la Universidad de Jaume, el lenguaje jurídico es «extremadamente conservador frente al carácter dinámico de otros tecnolectos (como el lenguaje económico-financiero) en los que los continuos y rápidos avances tecnológicos obligan a crear nuevas palabras y formas de expresión para denominar los nuevos conceptos».

3. Empleo frecuente de tecnicismos

Otra de las principales dificultades que presenta el inglés legal es el empleo de los tecnicismos. Cuando hablamos de tecnicismos en el lenguaje jurídico nos referimos a conceptos con un especial significado doctrinal que habitualmente resulta desconocido para quienes no están familiarizados con dicho campo de actividad profesional. Los tecnicismos actúan como frases cortas o atajos que los hablantes de dicho lenguaje utilizan frecuentemente para incluir conceptos de uso corriente entre los participantes en dicho campo de la práctica jurídica (Waivers, Representations and Warranties, Indemnity, etc.). Su especial significado y sus connotaciones hacen que deban emplearse dentro del contexto adecuado y de la forma correcta.

4. Estilo extremadamente formal

En cuanto al estilo de redacción, cabe decir que el inglés jurídico suele plasmarse en textos extremadamente formales, con un registro cultural elevado donde aparecen también muchos términos que, sin ser tecnicismos, son poco frecuentes en el lenguaje corriente. Este registro se caracteriza, además, por el empleo de frases muy largas, con muchas oraciones yuxtapuestas que hacen difícil su lectura.

5. Empleo de la voz pasiva

No podemos olvidar el uso y el abuso de la voz pasiva que se hace en este lenguaje, como puedes observar en este ejemplo, sacado también de una sentencia:
“As a result of correspondence emanating from a journalist employed by TNL, an investigation by the Directorate of Professional Standards (“DPS”) of the MPS into allegations of corrupt practice said to have been committed by the claimant was commenced. As a consequence of the investigation, the claimant was removed from the Extradition Unit from 28 April 2006 until December 2006. On 2 December 2006 the report of the investigation was completed”.
 

Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn