Suscríbete
Internacional

Tres maneras en que la tecnología está tratando de ayudar a la selección de jurados en Estados Unidos

Hay algunos nuevos desarrollos en la tecnología destinados a ayudar a los abogados a maniobrar a través del voir dire. No todos son particularmente útiles.

19 Mayo, 2017 Comparte en:

El Voir Dire es el proceso por el cual los abogados en Estados Unidos seleccionan (o más bien rechazan) a ciertos jurados para que permanezcan o no como jurados en un juicio. Los consultores de jurados y los abogados aún dependen de muy precarios procesos para la selección del jurado que son muy subjetivas, ya que las normas éticas son muy fáciles de romper. Pero actualmente están naciendo startups que lentamente han podido idear un desarrollo tecnológico para ayudar al proceso, según informa el sitio Legal Tech News. Estos son:

1. Analizar los pensamientos sobre la marcha

Mantener una investigación de antecedentes sobre los posibles miembros del jurado puede causar algunos dolores de cabeza para los abogados. Los desarrolladores de aplicaciones han intentado intervenir para llenar este vacío, pero pocos han tenido éxito. JuryStar, una aplicación para el iPad lanzada en 2011 ayuda a los litigantes a organizar la información de voir dire, pero el problema es que pareciera que no ha sido actualizada desde 2012.
Hay otras aplicaciones en el mercado con los mismos objetivos; la mayoría están diseñadas para su uso en una tablet. IJuror, Jury in a Hurry y JuryPad están disponibles para su descarga en iTunes de Apple, pero las tres tienden buscar perfiles de jurado en información demográfica y tienen interfaces de usuario algo difíciles de manejar.
Es posible que el papel y el lápiz sean la mejor opción aquí. Un grupo de abogados y de desarrolladores crearon “JuryNotes” como un posible software que tendría información para el proceso de voir dire, pero en su lugar terminaron con un conjunto de blocks de notas con campos bloqueados.

2. Investigación en Google

Hay una enorme cantidad de información que se puede obtener sobre las inclinaciones de los jurados a partir de sus datos que están en línea, pero debido a la naturaleza semiprivada de los diversos medios de comunicación social, las normas para lo que es y no es una conducta apropiada tiende a variar bastante entre las jurisdicciones. Muchos distritos tienden a estar abiertos a la idea de que los abogados naveguen a través de la información disponible públicamente sobre los posibles jurados, pero la mayoría ha establecido una estricta mano dura contra el contacto fraudulento o “amistad” con los jurados con la intención de obtener acceso a información privada.
Dicho esto, a veces la información que comparten los miembros del jurado en internet puede dar una imagen muy diferente de lo que podría ofrecer una persona.
El proceso de selección del jurado para Dzhokhar Tsarnaev, quien fue condenado por los atentados en el Maratón de Boston en 2014, duró dos meses debido al número de jurados potenciales en la ciudad que publicaron fuertes opiniones en las redes sociales.
Actualmente, el jurado promedio produce muchos más datos en internet de los que cualquier persona puede esperar, lo que inspiró a la fundadora de Vijilent, Rosanna García, a introducir la automatización en el proceso de investigación online. El software utiliza una combinación de aprendizaje automático y automatización para juntar los datos online de los miembros del jurado y crear un “retrato de datos” para que los abogados los utilicen en la selección del jurado. Pero como se puede obtener cualquier cosa en las redes sociales, los datos a menudo pueden se pueden perder en el contexto en el que se publica la información.

3. Seguimiento de las expresiones faciales

Los consultores de jurados suelen ofrecer sus servicios explicando que tienen experiencia en el análisis de las expresiones y el comportamiento del jurado, pero rara vez se basan en la tecnología para este análisis. La consultora de jurados, Susan Constantine, está buscando una tecnología pionera en el reconocimiento facial para medir las respuestas de los jurados.
Constantine se asoció con la empresa de tecnología de medición de emociones, MIT Media Lab Affectiva para lanzar el Jury Lab, que promete analizar hasta 12 caras simultáneamente para rastrear las reacciones de los jurados y compararlos con una base de datos de posibles expresiones humanas.
En este punto, el enfoque del Jury Lab ha sido poco probado, ya que inició su operación hace apenas tres semanas, y la tecnología de reconocimiento facial en sí está actualmente vinculada a la práctica de la consultora personal de Constantine, lo que dificulta sacar conclusiones generalizadas de su éxito o fracaso. Por otra parte, el análisis de la expresión facial es una tecnología relativamente nueva, lo que significa que su precisión no está aún calibrada. La idea, sin embargo, es la que probablemente podría proporcionar con más certeza a los consultores del jurado y litigantes la información adicional sobre la cual basar sus decisiones.

* Esta es una traducción de la nota titulada “Jury’s Still Out: 3 Ways Technology Is Trying to Aid in Jury Selection”, publicada en Legaltech News. Lee el artículo completo en inglés aquí.

Comparte en: