Suscríbete
Internacional

Psicología jurídica: análisis del testimonio, de capacidad y problemas de memoria

“En Perú, el Código Procesal Civil establece como órgano de auxilio judicial al perito. En el mismo cuerpo normativo se define la tarea, implicancias y limitaciones de la tarea del perito”.

29 Mayo, 2019 Comparte en:
Psicología Jurídica en PerúAlejandra Infantes
Cristina Bastidas

Desde 1926 diversos autores han definido a la psicología jurídica con diferentes términos (Gutiérrez de Piñeres Botero, 2010: Revisión sobre la definición de Psicología Jurídica, Revista Diversitas) y todos coinciden en afirmar que permite conocer, mediante la aplicación de técnicas de evaluación —como la entrevista, la observación y la aplicación de diferentes pruebas proyectivas y psicométricas—, a la persona detrás de los elementos psicológicos, emocionales y conductuales que se concretarán en situaciones legales, ya sea durante el proceso legal, de resocialización e incluso a nivel preventivo.

“El psicólogo jurídico es el especialista que da su opinión sobre temas específicos, por lo que su actuación dependerá del requerimiento del juez, el fiscal o de las partes. Según el profesor Francisco Ferrer, académico de la Universidad de Buenos Aires, puede actuar en el análisis del testimonio, tanto de adultos como de niños, detectar problemas de memoria, el estado de las funciones superiores de los implicados, el análisis de la capacidad de las partes, entre otros”, señala Alejandra Infantes, psicóloga y abogada de Baxel Consultores, directora de la Unidad de Mercado y Psicología del Consumidor en PsychoLAWgy.

Así, la psicología jurídica es una rama que tiene diferentes ámbitos de estudio: según el Consejo General de colegios oficiales de psicólogos en España, podemos encontrar la psicología forense, la penitenciaria, de la delincuencia, la judicial (enfocada en el testimonio), victimología, entre otras.

Otto y Heilbrun indican que en el sistema judicial anglosajón, por ejemplo, se aplica la psicología en temas de justicia juvenil, centros de internamiento para menores, y en la atención a víctimas.

Psicología JurídicaMarianela Villarroel

“En general, los abogados no estamos preparados para entender las pericias o documentos que se incorporan y que provienen de este ámbito”, afirma Marianela Villarroel, abogada miembro de Fundación Pro Bono Chile.

Villarroel, que dedica su práctica a temas de familia, ahonda en la necesidad de contar con un perito psicólogo o psiquiatra para casos muy complicados y que requieran este tipo de profesional: “Las causas de derecho de familia, como todas, necesitan de prueba adecuada para lograr el convencimiento del tribunal sobre la teoría del caso que se presenta. Y muchas veces para ello es indispensable la presentación de este tipo de pericias”. ¿Por qué? Porque permiten “demostrar de mejor manera la teoría que uno desarrolla dentro del juicio”, añade.

Es importante que los abogados, jueces y magistrados se manejen en el tema psicológico, porque –continúa— los peritos deben ser interrogados y contrainterrogados en presencia del tribunal, el que debe entender y efectuar dichas interrogaciones de manera adecuada o al menos se deben tener conocimientos mínimos en este campo.

Por su parte, la Asociación Chilena de Psicología Jurídica y Forense es una organización que agrupa a psicólogos y psicólogas interesados en el intercambio científico y profesional para el posicionamiento y desarrollo de esta disciplina. Tienen como norte colaborar con el estado del arte de la disciplina y participar de todas las instancias que permitan su posicionamiento, lo que incluye participar en instancias académicas, pero también intervenir en aspectos normativos y jurídicos.

¿Qué ocurre en Chile y cuál ha sido la importancia que ha tenido en el sistema judicial?
“La psicología jurídica en Chile tiene más de 30 años, pero es sólo a partir de la implementación de la reforma procesal penal y la ley que crea los tribunales de familia es que la especialidad adquiere mayor relevancia, desde ahí, la importancia radica en los conocimientos que somos capaces de entregar a los distintos tribunales del país para un mejor forma de resolver desde lo forense, sin embargo, desde la psicología jurídica la gran importancia radica en los conocimientos que se han puesto con el objeto de entender el comportamiento en tanto éste se encuentra regulado en instancias jurídicas” afirma Diego Quijada Sapiaín, psicólogo y miembro de la ——Asociación Chilena de Psicólogos———-.

Desde la práctica —continúa Quijada—, el perito es quien desde su expertise es capaz de entregar herramientas a los distintos órganos de administración de justicia. Los profesionales que nos hemos formado para ser peritos, desde el deber ético nos hemos especializado en cursos, diplomados y programas de magíster, con el objeto de adquirir herramientas para poder entregar una información ética y objetiva respecto de los distintos quehaceres y solicitudes que emergen del mundo jurídico.

PsychoLAWgy

Por otro lado, “en Perú, el Código Procesal Civil establece como órgano de auxilio judicial al perito. En el mismo cuerpo normativo se define la tarea, implicancias y limitaciones de la tarea del perito. Asimismo, dentro del nuevo código procesal penal se establece la intervención de peritos psicológicos en casos específicos. También sugiere el trabajo de peritos especializados para determinar la imputabilidad” afirma Carlos Rojas Klauer, socio abogado en Baxel Consultores, quien también es fundador y director ejecutivo de PsycholAWgy.

De esta manera –comenta Rojas Klauer—, junto a Mario Drago y José María de la Jara fundamos PsychoLAWgy una iniciativa académica dedicada al estudio de las ciencias del comportamiento aplicadas al Derecho, la persuasión, políticas públicas y desarrollo social. Dicha organización promueve y difunde el análisis psicológico del Derecho e incluso ha publicado un libro sobre la materia.

“En el medio peruano existen maestrías, talleres y cursos. Por ejemplo, en la plataforma web llamada Universia se puede encontrar las maestrías sobre este tema ofrecidas en Perú. Además, el Ministerio de Justicia ofrece talleres e incluso programas de voluntariado para áreas ámbitos más concretos como la psicología forense. Existen iniciativas privadas, en Chiclayo podemos encontrar a la Asociación Peruana de Psicología Jurídica y Forense; o, en Lima, PsychoLAWgy, que es un think tank que engloba diversos temas desde el Derecho, la economía y la psicología” Alejandra Infantes, Directora de la Unidad de Mercado y Psicología del Consumidor en PsychoLAWgy.

En el caso concreto de la persuasión, el profesor Francisco Ferrer, de Psicología Jurídica de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires afirma que dicho estudio permite que los actores o agentes del sistema jurídico tomen una posición activa al buscar conocer al receptor de la información, cómo se comporta, cómo siente y cómo piensa; incluso impulsa a entender el estado emocional en el que se encuentra el individuo, pues estas también afectan en como interpretará la información entregada.

Recomienda que resulta importante comprender los esquemas mentales del otro, y diseñar desde la perspectiva del otro la forma de redacción y verbalización del mensaje que se busca transmitir, de modo que con su exposición logre captar la atención de quien lo recibe y este lo acepte, lo comprenda, lo recuerde y actúe de la forma más consecuente o eficiente posible.

Psicología Jurídica en PerúCarlos Rojas Klauer

Reconocer la propia humanidad

“El principal beneficio de conocer de psicología siendo abogado, juez o magistrado es tener la posibilidad de ser conscientes de sus propios sesgos mentales y prejuicios al estar frente a un proceso judicial. Reconocer su propia humanidad permite reconocer en el otro, un sujeto de dignidad y respeto. En conclusión, ayuda a practicar la profesión legal con la persona como centro de sus procesos, permitiendo mejorar sus escritos, sentencias, resoluciones, proyectos, leyes, entre otros”, afirma Infantes.

Para finalizar, Rojas Klauer considera que “obtener un resultado favorable en un juicio o arbitraje; entender al consumidor y a tu cliente; implementar políticas públicas que causen un impacto, o comprender nuestro rol como abogados y alumnos no depende únicamente de haber seguido la carrera de Derecho. Conocer cómo piensa el ser humano y qué lo motiva a actuar es esencial para el ejercicio de nuestra profesión. Es por ello que nos vemos atraídos cada día más a la psicología y por todas las herramientas que nos brinda”.

 
También te puede interesar:
La psicología jurídica como coadyuvante de la justicia
El bienestar sicológico del abogado pasa por reducir su estrés
Ser abogado es emocional y fisiológicamente agotador

Comparte en: