Suscríbete
Internacional

El mundo jurídico tiene un problema: 1 de cada 3 abogadas ha sufrido acoso sexual

Ayer se dieron a conocer en Chile los resultados del Bullying and Harassment in the Legal Profession Report, estudio conducido por la International Bar Association.

4 Septiembre, 2019 Comparte en:
Fernanda Robles

“Un abogado intentó violarme tras una conferencia. Me lo quité de encima afortunadamente –con el vestido roto, magullada–. No lo denuncié. Mi carrera habría terminado si lo hubiera hecho”.

Ese fue el testimonio de una abogada de Australia con el que se dio inicio a la presentación de los resultados de Bullying and Harassment in the Legal Profession report, encuesta internacional que realizó International Bar Association, que se llevó a cabo en las oficinas del estudio Carey

El estudio, que entrevistó a 7.000 personas de 135 países, reveló la prevalencia de personas que señalaron haber sufrido algún tipo de acoso y acoso sexual en sus lugares de trabajo, entre ellos, estudios de abogados, empresas y corporaciones, funcionarios y miembros del poder judicial.

Los resultados fueron los siguientes: 1 de cada 2 mujeres y 1 de cada 3 hombres han sufrido acoso laboral en su lugar de trabajo.

El acoso sexual es aun más común para el sexo femenino: 1 de cada 3 mujeres, en comparación con los hombres, en que la cifra es 1 de cada 14.

El sistema no funciona

“Me sentí incómoda, pero no sentí que pudiera hablar con nadie al respecto,especialmente porque mis superiores debieron haber visto lo que estaba sucediendo y no reaccionaron”, señala el testimonio de una abogada de Reino Unido.

Según los datos que dio a conocer Bullying and Harassment in the Legal Profession Report, tanto estudios jurídicos como las instituciones ligadas al área legal tienen un gran trabajo por delante respecto de la implementación de protocolos, políticas internas, capacitaciones y cursos sobre bullying y acoso sexual.

El principal problema radica en que las víctimas no denuncian los hechos: de los abogados que vivieron un episodio de bullying, un 57% optó por no denunciar el incidente. En el caso de acoso sexual, la cifra se dispara al 75%.

“Las víctimas no denuncian por el estatus del acosador, por miedo a represalias y porque es endémico en el lugar de trabajo”, señaló Kieran Pender, interna de la Legal Policy & Research Unit.

Por otro lado, un 53% de los encuestados señaló que su lugar de trabajo contaba con políticas específicas mientras que un 22% de los abogados afirmó haber asistido a algún tipo de formación sobre el tema.

International Bar Association (IBA)

 

International Bar Association (IBA)

Un problema que está dañando la profesión

Este tipo de incidentes está afectando la salud mental y física de las víctimas, y con ello también se están perdiendo talentos. Esto debido a que las víctimas están abandonando sus lugares de trabajo y profesión por completo.

Según el informe el 65% de los encuestados que han sufrido bullying y el 37% de los que han sufrido acoso sexual han abandonado o están pensando en abandonar sus trabajos

Tipos de acoso sexual más comunes

Dentro de las conductas más comunes de bullying en contexto laboral, el informe identificó, a partir de lo señalado por los encuestados, el uso de lenguaje ridiculizante y/ degradante, la supervisión dominante, el socavamiento de la productividad constante o crítica no constructiva y el abuso de poder o de posición.

Por otro lado, las formas más comunes de acoso sexual fueron los comentarios sexuales o sexistas, las miradas inapropiadas y el contacto físico inadecuado.

Resultados en Chile

Un punto a destacar dentro del análisis que realizó el Reporte Bullying and Harassment in the Legal Profession es que Chile fue el noveno país con más encuestas respondidas.

Los resultados para los estudios, compañías e instituciones están dentro de la media: un 59% de las mujeres encuestadas y 25% de los hombres encuestados han sufrido bullying en sus trabajos.

En el caso de acoso sexual, las cifras muestran notorias diferencias por género: un 35% de las mujeres señaló haber sido acosadas sexualmente mientras que para el sexo masculino la cifra fue cero.

Respecto de los cursos y capacitaciones que desarrollan los estudios y empresa sobre esta temática, solo el 40% de los lugares de trabajo de los encuestados tenían algún tipo de políticas implementadas y solo el 11% realizaba formaciones.

Recomendaciones

Con el objetivo de concientizar a los profesionales del sector legal International Bar Association entregó una serie de sugerencias para frenar el aumento de casos de acoso y acoso sexual en contextos laborales.

www.ibanet.org

Seminario IBA

Después de la presentación de los resultados del informe se realizó un seminario sobre la misma temática. La actividad contó con la presencia del abogado Ciro Colombara, socio fundador de Rivadeneria Colombara Zegers y las abogadas Loreto Silva, socia de Bofill Escobar Silva, Carola Trucco, socia de Barros Errázuriz y la jueza Susan Sepúlveda, integrante de la Asociación Nacional de Magistrados, quienes analizaron los hallazgos y dieron sus apreciaciones respecto del contexto chileno.

“Al menos yo no había dimensionado o no conocía la relevancia, la importancia que tiene no solamente en Chile sino que también a nivel internacional”, señaló el socio fundador de Rivadeneria Colombara Zegers.

A diferencia de Colombara, las abogadas y la jueza presentes en el panel manifestaron “no sentirse sorprendidas” con las cifras que evidencian la cantidad de personas que han tenido que enfrentar situaciones de bullying y/o acoso en contextos laborales.

“Estas cifras muestran la discriminación que sufrimos las mujeres al interior del espacio laboral solamente por el hecho de ser mujer”, señaló Susan Sepúlveda, jueza e integrante de la Asociación Nacional de Magistrados. Agregó: “yo creo que la sorpresa seguramente que le produce a Ciro es precisamente porque es hombre y los hombres no logran ver lo que vivimos las mujeres”.

En la misma línea, Loreto Silva, socia de Bofill Escobar Silva enumeró las distintas situaciones en las que las abogadas señalan sentir un acoso implícito por parte de sus equipos de trabajo. “Me refiero a los chistes inadecuados que te hacen sentir incómoda, el que se les mande a mujeres a hacer los procesos de los órdenes de papeles porque son más ‘ordenaditas’ y el que si ven a una mujer enojada le digan que es histérica”, explicó Silva.

 
También te puede interesar:
Basta de acoso en el sector legal, dice la IBA
La paradoja australiana: a la vanguardia contra el bullying, pero más desconfiados de su efectividad
Marlene Molero: “Las mujeres se sentían interrumpidas en reuniones, que sus ideas no eran escuchadas o que eran paranoia”

Comparte en: