Suscríbete
Internacional

Los parlamentarios ingleses piden leyes más duras para la discriminación del “dress code”

Tras un informe en el que cientos de mujeres se quejaron sobre los códigos de vestimentas que deben usar en sus trabajos, el Parlamento busca que el Gobierno cambie esta obligación sexista, empezando por el uso de los zapatos de tacón

8 Marzo, 2017 Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
P. Cavalli

Mujeres que han demandado a sus empleadores por obligarlas a usar taco alto, maquillaje o ropa que deja poco a la imaginación, requieren de un nuevo marco legal para detener tal discriminación. Así lo concluye, un informe que mandaron a pedir dos comités parlamentartios de Inglaterra, sobre una revisión de la legislación vigente sobre igualdad.

Esto ocurrió después de reunir evidencia de instrucciones sexistas emitidas a cientos de empleadas, pero que para sus colegas masculinos no estaban establecidas, informa una noticia del periódico inglés The Guardian.

Este informe se mandó a realizar luego de que Nicola Thorp (29) llegara a su primer día de trabajo, un frío día de diciembre de 2015, como recepcionista de una de las Big Four, PwC, con zapatos planos.

Thorp fue contratada por la agencia Portico para un trabajo temporal en PwC. Cuando llegó, fue enviada a casa por presentarse a trabajar con zapatos sin tacos, luego de que le habían advertido que el protocolo de PwC establecía que los tacones debían tener entre 5 y 10 centímetros.

En su momento, el incidente fue muy comentado. Thorp dijo a la radio BBC de Londres: “Yo les dije: ´si me pueden dar una razón de por qué usar zapatos bajos perjudicaría realizar mi trabajo hoy, entonces es justo`, pero ellos no pudieron responder. Esperaban que yo hiciera un turno de 9 horas parada, escoltando a los clientes a las salas de reuniones. Y dije que yo no podría hacer eso con tacones”.

Luego de que Thorp publicara su historia en Facebook, se dio cuenta de que muchas mujeres estaban o habían vivido situaciones similares. Desde entonces lanzó una campaña, con la cual juntó 152.420 firmas para que se promulgara una ley que impida que las empresas obliguen a las mujeres a usar tacos altos. Para esto, los comités de mujeres e igualdad del Parlamento invitaron al público a enviar códigos de vestimenta (dress codes) discriminatorios.

Los parlamentarios se inundaron con preocupantes ejemplos, que dejaron en evidencia que su actual Ley de Igualdad (2010) no está protegiendo a los trabajadores.

El informe dijo: “Fueron cientos de mujeres las que contaron el dolor y los daños a largo plazo ​​que les causó el uso de tacones altos durante largos períodos en el lugar de trabajo, así como casos de mujeres que habían sido obligadas a teñir su pelo rubio, llevar trajes reveladores y tener que retocar su maquillaje constantemente”.

El gobierno inglés sostuvo que la ley existente es clara, y que el código de vestimenta que inspiró al informe es ilegal. Sin embargo, siguen existiendo y de manera generalizada.

“No tengo nada en contra de la compañía, porque están en su derecho como empleadores de tener un código de vestimenta formal, y como ellos lo tienen estipulado, eso quiere decir que las mujeres deben usar tacos altos. Pero creo que los códigos de vestimenta deben reflejar a la sociedad y hoy en día las mujeres pueden ser elegantes y usar zapatos planos”, comentó Thorp.

Respondiendo al informe, Thorp dijo que estaba “muy contenta al ver que el debate sobre los tacos había crecido a uno que incluía la ropa”, y que esperaba que se continuara avanzando a otros aspectos sobre cómo las mujeres son tratadas en los ambientes de trabajo. “Ahora necesitamos ver al gobierno tomar estas recomendaciones. La ley no sólo debe cambiarse sino hacerse cumplir”, afirmó.

Helen Jones, que preside el comité, dijo que la ley debe fortalecerse para que otras mujeres que tengan una posición de principios similar a la de Thorp no puedan ser enviadas a casa sin paga: “El gobierno debe ahora aceptar que tiene la responsabilidad de asegurar que la ley funcione no sólo en la teoría, sino también en la práctica”.

Caso de estudio

Mariam, 28, vendedora

“Ocasionalmente hago trabajos de vendedora en tiendas elegantes. Después de hacer esto intermitentemente por algunos meses, que yo no usara taco alto comenzó a convertirse en un problema para un supervisor en particular. Hice hincapié en que soy empleada de una agencia que afirma que puedo usar zapatos negros y elegantes, que es lo que hago. El suelo es de concreto y he sufrido de unos dolores en las piernas, que ni siquiera sabía que existían. Una compañera se vio obligada a ir a comprar en tacones altos en su hora de almuerzo y estaba en total agonía. Me dijeron que si no los usaba, sería despedida”.

“No me molesta tener que lucir inteligente para un trabajo. Lo entiendo y lo respeto, pero convierte a la gente en una categoría, y es una lástima que muchos lugares restrinjan la expresión personal al imponer códigos de vestimenta tan estrictos. Es especialmente lamentable cuando las personas se sienten incómodas con tacones altos o con ciertos colores”.

“De hecho, estoy trabajando este fin de semana y estoy realmente preocupada de que me hagan usar tacones altos. No quiero perder el trabajo o ser enviada a casa sólo porque no uso lo que ellos quieren.”

Dress code que usaba Portico

Pcavalli | idealisLex

Lee también el artículo “Acostúmbrate; no se ve cerca la retirada de los dress code“.

Si bien no trata directamente el tema del dress code, puede ser de tu interés. Lee aquí un artículo escrito por Kathryn Rubino (@Kathryn1) en el sitio Above the Law, sobre un memo de 1956 que daba instrucciones sobre cómo tratar a las “Lady Lawyers”.

Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn