Suscríbete
Internacional

La ONU presenta principios anti discriminación laboral en favor de personas LGBTI

“Hacer frente a la discriminación contra las personas lesbianas, gais, bisexuales, trans e intersexuales. Normas de conducta para las empresas”. Así se titula el documento donde se establecen 5 principios que apuntan a generar un ambiente de respeto hacia las personas LGTBI en el mundo laboral.

19 Octubre, 2018 Comparte en:
Álvaro Vergara

En medio de un mundo que avanza hacia una mayor tolerancia y aceptación de las minorías, la ONU continúa en su lucha por respetar y promover los derechos humanos de las personas, esta vez del colectivo LGTBI. Por eso, través de su Oficina de Derechos Humanos, han redactado recientemente un documento que apunta a eliminar las conductas discriminatorias hacia la diversidad sexual en el ámbito laboral.

La empresa debe respetar y promover

“Hacer frente a la discriminación contra las personas lesbianas, gais, bisexuales, trans e intersexuales. Normas de conducta para las empresas”. Así se titula el documento donde se establecen 5 principios que apuntan a generar un ambiente de respeto hacia las personas LGTBI en las empresas. Según señala el mismo documento, su finalidad es ayudar a las empresas a examinar sus políticas y prácticas y establecer otras nuevas con miras a respetar y promover los derechos humanos de las minorías sexuales.

La ONU, en su texto, plantea que cada vez hay más conciencia de la importancia que revisten las empresas para reducir la discriminación y promover la diversidad, y que en esa misma línea muchas de ellas ya han tomado medidas para llevar a la práctica su compromiso con la inclusión del colectivo LGBTI. Sin embargo, asegura que la mayoría de ellas recién están comenzando a tratar estas cuestiones, por lo que las mejores prácticas y los conocimientos acumulados al respecto son reducidos.

En líneas generales, continúa el documento, el enfoque del sector empresarial ha sido “de carácter ad hoc y poco sistemático”. Es decir, algunas empresas promueven la igualdad del colectivo LGBTI en su país de origen, pero no tanto en el extranjero; otras se manifiestan en entornos relativamente propicios, pero se mantienen en silencio en contextos en que la protección de los derechos de la diversidad sexual es deficiente o inexistente; y algunas tienen políticas de protección de las personas lesbianas, gais y bisexuales, pero aún no han adoptado medidas para proteger a las personas trans e intersexuales.

5 principios rectores

En ese contexto aparecen las “Normas de Conducta”, para brindar orientación práctica a las empresas sobre cómo respetar y apoyar los derechos de las personas LGBTI en el lugar de trabajo, el mercado y la comunidad. Estas conductas se rigen bajo 5 principios:

1. Respetar los DD.HH.: Es responsabilidad de todas las empresas respetar los derechos humanos, incluidos los derechos de las personas LGBTI, en sus operaciones y relaciones comerciales. Las empresas han de formular políticas, ejercer la diligencia debida y, en los casos en que sus decisiones o actividades hayan repercutido
negativamente en el disfrute de los derechos humanos, remediar dichas repercusiones.

2. Eliminar la discriminación: Los empleados y otras personas con que traten las empresas tienen derecho a no ser discriminados. Las empresas deben asegurarse de que no existe discriminación en la contratación, el empleo, las condiciones laborales, las prestaciones, el respeto de la intimidad y el tratamiento del acoso.

3. Prestar apoyo: Las empresas han de crear un entorno positivo y afirmativo en su organización para que los empleados LGBTI puedan trabajar con dignidad y sin estigma. Esta norma requiere que las empresas vayan más allá de la igualdad de prestaciones y adopten medidas para garantizar la inclusión, lo que supone atender las
necesidades específicas de las personas LGBTI en el lugar de trabajo.

4. Prevenir otras violaciones de los DD.HH.: Las empresas deben asegurarse de que no discriminan a los proveedores y distribuidores LGBTI ni a los clientes LGBTI a la hora de que estos accedan a sus productos y servicios. Además, si algún socio discrimina a las personas LGBTI, las empresas deben utilizar su posición para tratar de evitar tal acto de discriminación.

5. Actuar en la esfera pública: Se alienta a las empresas a utilizar su posición para contribuir a poner fin a los abusos contra los derechos humanos en los países en que realizan sus actividades. Al hacerlo, deberán colaborar estrechamente con las comunidades y las organizaciones locales para definir qué enfoques constructivos pueden adoptar las empresas en contextos en que los marcos jurídicos y las prácticas vigentes violen los derechos humanos de las personas LGBTI.

Revisa el documento completo AQUÍ.

Comparte en: