Suscríbete
Internacional

Nace revista Ítalo Española de Derecho Procesal

Algunos de los parámetros a cumplir para que tu trabajo sea publicable son utilidad práctica y análisis comparado, y puedes escribir en castellano, italiano o inglés.

22 Octubre, 2018 Comparte en:
revista ítalo españolawww.rivitsproc.eu

 
Ha nacido una nueva revista digital, aunque con intención diferente de la tradicional, comunica Jordi Nieva Fenoll, catedrático de Derecho Procesal de la Universitat de Barcelona.

Sus creadores destacan la horizontalidad de la publicación, que no tiene un director, sino un conjunto de codirectores, con la finalidad “de restar protagonismo a cualquiera de nosotros”.

La labor de revisión de los artículos será conjunta, dicen, “con el objeto de constituir un auténtico consejo de redacción”. Además, no se publicarán los artículos en función de que sean nuevos o inéditos, sino simplemente en razón de que sean incontrovertiblemente científicos.

Asimismo, es una directriz que aunque algunos artículos formen parte de un volumnen que agrupe más contenidos, se publicarán de inmediato en cuanto sean aceptados, “acabando con las desesperantes y tradicionales esperas”.

La publicación es abierta y exclusivamente online: “Consideramos que, en materia de artículos de revista, el papel ha pasado ya a mejor vida en el siglo XXI”.

Los creadores de la iniciativa piden expresamente que ante cualquier duda y desde cualquier parte del mundo, se las hagan llegar con toda libertad.

Criterios de calidad

Algunos de los parámetros a cumplir para que tu trabajo sea publicable en la Revista Ítalo Española son:

— Utilidad: en materia jurídica pocas veces se trabaja a nivel experimental y atendida esa carencia, el estudio debe intentar suplirla, identificando claramente el problema sin resolver que existe en el estado de la ciencia de aquel momento. Si el trabajo presenta una solución novedosa o creativa, será considerado un buen estudio siempre que la conclusión tenga base científica y reflejo práctico.

— Suficiencia de las fuentes: un trabajo científico debe acreditar la consulta de las obras más representativas en la materia considerada, pero no en el sentido de citar las fuentes burocrática y masivamente, sino que debe justificarse que se ha trabajado sobre ideas anteriores, identificándolas. Los artículos pueden tener pocas citas o escasa bibliografía, pero no pueden, obviamente, partir de las ideas principales de otros autores sin citar quiénes son.

— Análisis histórico: ocurre que muchos trabajos jurídicos requieren de un análisis histórico cuando el problema analizado ya existía, pues ello permite exponer cuáles fueron las soluciones que se aplicaron en su momento y cuál fue su resultado práctico. Es muy valorable –aunque infrecuente– el hallazgo de precedentes desconocidos del problema estudiado.

— Derecho extranjero y comparado: en un mundo globalizado y con acceso a internet, un trabajo de auténtica investigación tiene que haber consultado el Derecho extranjero, al menos en los idiomas que conozca el autor. El Derecho extranjero es en cuanto al presente lo mismo que la Historia en cuanto al pasado. El contraste de experiencias, reflexiones y resultados, perfecciona las ideas de cualquier investigación, y ningún estudio debe despreciar esta posibilidad de confrontar las ideas propias con las ajenas.

Trabajos de compendio: en ocasiones existe tanto desorden en el tratamiento de una materia, y tal cantidad de fuentes, que puede ser de mucha utilidad un trabajo que exponga el estado de la cuestión. Son trabajos intermedios, en los que se valora mucho más la exhaustividad histórica y bibliográfica. No suelen llegar a ninguna conclusión novedosa, pero son el primer peldaño para futuras investigaciones.

Los artículos pueden ser escritos en español, italiano o inglés y deben ser enviados a rivitsproc@gmail.com

 
También te puede interesar:
Noviembre, el mes en que Michelle Taruffo y Jordi Nieva estarán en Chile

Comparte en: