Suscríbete
Chile Internacional

Ministerio Público de Chile renueva altos cargos

Para su nueva política criminal de 8 años, ya hay nuevos gerentes y directores de divisiones y unidades especializadas, quienes —a partir del 1 de abril— se suman a la ya nombrada directora ejecutiva nacional, Francisca Werth, y al ex director del Servicio Nacional de Menores, Rolando Melo.

11 Marzo, 2016 Comparte en:

Sobrio. Fiel al estilo de su nuevo Fiscal Nacional, Jorge Abott, fue el ajuste que el Ministerio Público realizó en su plana ejecutiva mayor y que en el corto y mediano plazo deberá impulsar una nueva política criminal para su periodo constitucional de 8 años, con énfasis en la implementación de su Ley de Fortalecimiento Institucional.
 
El jueves, mediante un comunicado público, la institución designó a nuevos gerentes y directores de divisiones y unidades especializadas, quienes —a partir del 1 de abril— se suman a la ya nombrada directora ejecutiva nacional, Francisca Werth y al ex director del Servicio Nacional de Menores (Sename), Rolando Melo, quien asumió la unidad especializada en Responsabilidad Penal Adolescente y Delitos Violentos.
 
Si bien Abbott explicó que en esta designación consideró “criterios que valoran el desarrollo y promoción de profesionales que han hecho su carrera al interior de la Fiscalía”, no pasó indiferente para el mundo político el hecho de nombrar como colaboradores al fiscal regional de O’Higgins, Luis Toledo, como nuevo director de la unidad especializada en Control de Tráfico Ilícito de Estupefacientes, y a la ex fiscal regional metropolitana occidente, Solange Huerta en la unidad de Delitos Sexuales y Violencia Intrafamiliar.
 
El primero, quien actualmente investiga el denominado caso “Caval”, en donde se encuentra imputada por delitos tributarios la nuera de la Presidenta de la República, Natalia Compagnon, ha señalado que la causa seguirá tramitándose con “igual rigor y celo profesional”. La segunda, quien terminó su periodo en enero pasado, debió llevar adelante las formalizaciones del llamado caso 27-F, tras el terremoto y posterior maremoto que afectó a la zona centro del país en 2010.

Las reacciones y desafíos

El diputado socialista Juan Luis Castro sostuvo que la salida del fiscal Luis Toledo del Caso Caval no significa que la causa se debilite. El parlamentario, quien fuera miembro de las dos comisiones investigadoras del Caso Caval de la Cámara, dijo: “Sintiendo que Toledo, que ha sido un gran fiscal, deja esta causa, ésta no queda abandonada”.
 
Desde la oposición en tanto, las críticas no se hicieron esperar. La diputada Marcela Sabat —también integrante de las comisiones investigadoras— manifestó sus aprensiones, señalando que dejar el “caso más emblemático y más duro de corrupción” que “lamentablemente se instaló en La Moneda” y cambiar de fiscal “por un gustito del Fiscal Abbott, es grave”. “Esperamos que este cambio denote una investigación más dura, y no lo contrario”, añadió, tras conocer los cambios.
 
En lo sustancial, y más allá de las denominadas causas políticas, el nuevo equipo directivo del Ministerio Público deberá hacer frente a la escasa efectividad que el sistema persecutorio registra en los delitos contra la propiedad —como robos y hurtos— que en su mayoría terminan archivados provisionalmente por no tener imputado conocido. Para ello, y en el marco de su nueva ley de fortalecimiento, promulgada el año 2015, debe instalar progresivamente las nuevas unidades de análisis criminal y focos delictivos, las que debería mejorar la coordinación en terreno de policías y fiscales en su tarea de persecución.
 

Comparte en: