Suscríbete
Internacional

Migración beneficiaría al mercado de transacciones y remesas

El “1er Encuentro Latinoamericano de inmigración y envío de dinero” dejó entrever el aumento de la competitividad en el mercado de transacciones y la solicitud de sus actores de nuevas legislaciones que permitan una actividad con más garantías. El fenómeno incide en prácticamente 1,2 millones de transacciones mensuales hacia el extranjero, que están llegando a más de 1 millón de hogares en América Latina.

22 Mayo, 2019 Comparte en:
remesasSMartin, foto tomada en el Metro de Santiago.
Manuel Trujillo

Sólo un 30% de los inmigrantes están bancarizados. El dato, revelado por el Director del Programa de Migración de Inter-American Dialogue, Manuel Orozco, se contrasta con otra cifra del mismo estudio: “Nuestras estimaciones son que Chile está enviando alrededor de entre mil millones y mil millones y medio de remesas, que equivalen prácticamente a 1,2 millones de transacciones mensuales. Esas transacciones están beneficiando a más de 1 millón de hogares en América Latina y eso representa una factor importante”.

Esto desnuda una de las caras de la migración y cómo potencia un mercado de transacciones y envío de dinero, donde los instrumentos bancarios son limitados para los no nacidos en Chile.

A su vez, revela un mercado competitivo y en ebullición para este tipo de industrias: “Es también un mensaje para aumentar la competencia en las transferencias de dinero, ya que es rentable estar en el negocio de remesas, especialmente cuando estamos hablando de economías de escala a este nivel”.

La percepción de Orozco encontró eco en las palabras del CEO de More Money Transfers, Sergio Pérez, que apuntó que “este sector, que cubre las necesidades de un sector de la población no incluido financieramente, es una industria de servicios financieros alternativos que muchas veces no encaja en un marco regulatorio existente”.

De lo que se trata en este tipo de encuentros —añadió— es crear una conciencia gremial, “plantarnos frente a las autoridades, pedir las condiciones adecuadas para dar un servicio de calidad, para combatir la informalidad, para darle garantías al inmigrante y un servicio adecuado a lo que los derechos humanos reclaman para los migrantes”.

Ambas visiones se encausan en el desarrollo de nuevos instrumentos, en un mercado que se hace cada vez más competitivo y con un crecimiento acelerado: el envío de dinero y remesas, apuntalado por la inmigración.

Sin embargo, no es lo único que se debe tomar en consideración. El crecimiento de este mercado está directamente relacionado con la inmigración, por lo que desarrollar políticas y mecanismos que permitan una transición más sencilla para la bancarización y prevenir la informalidad.

Dentro del encuentro, además de tomar en consideración empresas de remesas, bancarias y envíos de dinero también se tomó en cuenta la opinión de académicos, como el investigador Senior de Clapes UC, Juan Bravo, que destacó que la inmigración ayuda al crecimiento de la economía local, desmitificando la presunción de que una gran inmigración “roba” puestos de trabajo a los locales.

“En la práctica lo que sabemos es que el número de empleos no es fijo. Por eso es tan importante reconocer, que si bien cuando llegan inmigrantes aumenta la oferta laboral, también esos inmigrantes demandan bienes y servicios, y también producen, por ende, si bien aumenta la oferta laboral, también aumenta la demanda por bienes y servicios. Eso requiere más producción y más empleo. Entonces en realidad, la inmigración cuando van llegando también se van generando nuevos puestos de trabajo”.

Para Bravo, para permitir una transición más estable de la inmigración al aparato productivo de Chile se deben tomar en consideración varios factores:

– Enfocarse en el crecimiento económico: “Lo primero tiene que ver con que tenemos que crecer más, porque crecer más nos ayuda a crear más porque crecer más nos ayuda a crear más empleos dependientes formales y por lo tanto, cuando estamos creciendo a tasas altas, la gente empieza a olvidarse un poco de este tipo de problemas, que esto se genera cuando hay escasez de empleo y eso ocurre cuando hay bajo crecimiento”.

– Regulaciones y reformas: “Es importante que se avance en las reformas estructurales que van a aumentar nuestra capacidad de crecer”.

– Reformas a la ley de contrataciones: “Eliminar las cuotas de contratación de trabajadores inmigrantes porque justamente lo que no queremos es que haya informalidad. Tenemos que permitir que las contrataciones sean en un carácter de formalidad laboral”.

– Validación de títulos: “Aquí hay que ampliar la capacidad de validación de títulos de la Universidad de Chile a más universidades y evitar que muchos profesionales estén subempleados por competencias, o sea, que estén trabajando en empleos que requieren calificaciones menores a las que ellos tienen, viendo mermada su capacidad para generar ingresos, pero además, para nuestra propia economía, perder ese talento y desperdiciar esa capacidad productiva”.

– Inclusión de trabajadores foráneos en sindicatos.

Por último, Bravo destacó que la la cifra más relevante “tiene que ver con que el crecimiento de los ingresos de la ocupación principal de los trabajadores locales está creciendo sobre el 7%, mientras que en el caso de los inmigrantes está cayendo a un ritmo del 6%”.

Contexto y colaboración

El encuentro, auspiciado y orquestado por ReminLatam, deja entrever el crecimiento acelerado del sector de empresas de envío de dinero —que ya existía en Chile antes de la migración masiva— gracias a un sistema económico estable, pero también la disposición a elaborar una propuesta de reformar o aplicar nuevos instrumentos regulatorios, a petición del sector, que permitan una incorporación más sencilla a trabajadores extranjeros, lo que podría generar mucho mayor enriquecimiento del país.

Comparte en: