Suscríbete
Chile Internacional

Mecanismos de prepago incluirán a mayor población

El proyecto de ley, que avanza rápidamente en el Congreso Nacional, beneficiaría las transacciones comerciales de miles de chilenos que no tienen acceso al sistema crediticio y bancario tradicional.

27 Marzo, 2016 Comparte en:

Este año podría implementarse en Chile una nueva forma de pago por medios tecnológicos —independientemente de si una persona es cliente o no de una entidad bancaria—, gracias al rápido avance del proyecto de ley que permitirá a cualquier empresa recibir el pago de sus servicios mediante la provisión de fondos de entidades no financieras.
 
En términos simples, la iniciativa que avanza rápidamente en la Comisión de Hacienda del Senado, en segundo trámite constitucional, viene a permitir y masificar el uso de las llamadas tarjetas de “prepago”, las que tendrán las mismas prestaciones de una tarjeta de débito o crédito emitida por un banco, facilitando con ello las transacciones comerciales de miles de chilenos que no son objeto de crédito o que no poseen una cuenta corriente, dado su escaso poder adquisitivo.
 
Lo beneficioso es que para obtener una tarjeta de prepago —llamadas abiertas o multipropósito— no se requeriría un contrato con la institución que la emite. También son menores los costos de mantención y operación de estos instrumentos; si se los compara con los medios tradicionales.

Su impacto

“Chile tiene que ponerse al día. La idea es cómo incorporar nuevas tecnologías para sectores de menores ingresos, como los segmentos C, D y E”, señaló el presidente de la comisión de Hacienda del Senado, Andrés Zaldívar, tras aprobarse el proyecto en general.
 
Con el mismo ánimo, el senador José García Ruminot explicó que la iniciativa faculta, por ejemplo, a cooperativas, cajas de compensación y todo tipo de empresas que contraen habitualmente relaciones comerciales con sus clientes —como telefónicas, farmacias y cadenas del retail— para que puedan emitir sistemas de pago con provisión de fondos. “Es una ayuda en la prevención de la delincuencia, ya que el menor uso de efectivo resulta más seguro, para cliente y comercio”, agregó.
 
Modalidades sobre este sistema actualmente en Chile están asociadas, por ejemplo, al pago del transporte público (Tarjeta Bip) o de recarga de los servicios de telefonía celular e internet. Sin embargo, su uso no ha sido mayormente explorado por el comercio.
 

Comparte en: