Suscríbete
Internacional

Todo lo que necesitas saber para manejar tus ofertas de trabajo

Una firma canadiense especializada en reclutamiento de abogados da consejos para rechazar una oferta de trabajo o cómo negociar mejor tu contrato.

31 Julio, 2017 Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
negociarAhmed El Ballal

 
Si ya pasaste por todo el proceso de selección para un trabajo: postulaste, fuiste a las entrevistas con tus futuros jefes, con el personal de Recursos Humanos y aprobaste las evaluaciones psicológicas, finalmente te llaman para confirmarte que quedaste en el cargo. ¿Qué es lo siguiente? Aceptar la oferta de inmediato parece ser la cosa más fácil. Pero, ¿qué pasa si quieres negociar la oferta? ¿cómo elegir entre múltiples ofertas? ¿cómo rechazar la oferta con gracia? Este artículo, proporciona algunos consejos útiles sobre cómo manejar las ofertas de trabajo profesionalmente, según lo expuesto por el sitio web de ZSA, firma canadiense de reclutamiento legal.

Primera cosa que hacer …

“Al recibir una oferta, en primer lugar, agradecer siempre a su potencial empleador”, dice Myriam Lapierre, consultora de ZSA. “Además, a menos que esté 100% seguro de que va a tomar el nuevo trabajo, dígale a su futuro empleador que confirmará su aceptación en 24 horas”, añade Lapierre. Ella ha visto demasiados candidatos aceptar una oferta inmediatamente y más tarde se dan cuenta de que realmente querían negociar la oferta. “Negociar una oferta después de haber aceptado es a menudo bastante difícil”.

¿Necesita más tiempo para considerar?

Lana Driscoll, socia de ZSA, sugiere que si los candidatos necesitan más tiempo para pensar en una oferta, solo hay que pedirlo. “Debes ser honesto con las razones por las que pides más tiempo y realista acerca de su extensión”, sugiere Driscoll. “Tener 48 o 72 horas para considerar una oferta es normal, pero pedir dos semanas es un poco excesivo y puede hacer que un empleador se preocupe por no ser tu primera opción y que estás esperando que algo mejor se materialise”.

Mike Race, socio de ZSA, siente que abrirse con un reclutador puede ayudar a evitar este problema. “El reclutador puede ayudarte a reunir toda la información relevante necesaria para tomar una decisión antes de indicar que estás listo para recibir una oferta”, dice Race. Él cree que rara vez hay una buena razón para extender el tiempo en la toma de decisiones, una vez que ya se ha emitido la oferta. “Lo peor que puedes hacer es intentar prolongar el tiempo para esperar otra oferta, para comparar los salarios”.

¿Cómo negociar una oferta?

“Antes de comenzar las negociaciones sobre una oferta, asegúrete de que es el trabajo que deseas para que comiences con los acuerdos con una mentalidad positiva, haz que el empleador sepa que estás muy interesado en el cargo, la oportunidad y la empresa y que esperas que puedan aceptar un par de cosas”, sugiere Driscoll. “Debes decidir sobre los puntos claves que deseas negociar -no quieres entrar en una negociación con términos poco realistas (o demasiados) que podrían ofender a tu próximo jefe o parecer irrazonable. Además, ten en cuenta que no puedes obtener todo lo que pides en una negociación. Si estás buscando un salario base más alto, debes estar preparado para que el empleador te diga que no puede ofrecerlo debido a la equidad interna o a la estructura corporativa”.

Driscoll también hace hincapié en que “los candidatos sólo deben negociar una oferta que realmente quieren y no tratar de jugar con una, utilizándola como agente para pactar un aumento de sueldo dentro de su cargo actual”.

Race señala que por lo general no hay un gran espacio para la negociación, ya que tanto los bufetes de abogados o los departamentos jurídicos internos tienen rangos de sueldos para ciertos niveles. Por ejemplo, la remuneración de los socios será en gran parte en función del tamaño de sus negocios. “En términos generales, las empresas extenderán una oferta que consideren justa, como un reflejo genuino de su valor en el mercado y dentro de sus parámetros. Si usted siente que la oferta está por debajo de sus expectativas, es importante responder con razones claras de por qué. También es importante considerar la oportunidad como un todo, en algunos casos, es necesario tomar un paso al lado (o incluso ligeramente hacia atrás) en cuanto a términos de dinero, con el fin de dar un paso mucho más adelante, en la promoción de una carrera va hacia adelante”, dice Race.

¿Cómo manejar varias ofertas?

Al elegir entre dos o más ofertas, Lapierre a menudo recuerda a sus candidatos a reflexionar sobre el pasado y centrarse en qué trabajo preferían en un principio y por qué. “Nunca pongas el dinero primero, ya que un gran salario nunca es algo que te hace permanecer en un trabajo por mucho tiempo”, dice Lapierre. También, hay que pensar a largo plazo. “Piensa en unos 5 años más y evalúa cuál trabajo te ves haciendo y porqué.”

Race está de acuerdo en tomar una visión a largo plazo. Admite que a veces se asombra del número de abogados que utilizan el salario como factor determinante en las ofertas que reciben. “A menos que haya una enorme disparidad (lo que rara vez ocurre), el efecto realista en tu vida, de unos pocos miles de dólares al año es insignificante, especialmente cuando se considera en contra de elegir la empresa adecuada para construir tu futura carrera”. “En términos básicos, es necesario considerar el contenido de la función del cargo, qué apoyo de la empresa se te proporcionará (cultural/personalidad del jefe y compañeros son clave), y las perspectivas de crecimiento. Si estos tres elementos están allí, el dinero siempre seguirá”.

¿Cómo dices “no” a una oferta?

Si los candidatos realmente tienen que rechazar una oferta, Lapierre les sugiere expresar su gratitud y proporcionar solo explicaciones positivas. “Por ejemplo, no digas que no me gusta el ambiente del equipo. En su lugar, se podría decir que tienes una gran conexión con un equipo en otro lugar y eso es algo que no se puede ignorar”.

Race añade que un reclutador puede realmente ayudar a evitar estos obstáculos. “Con un buen reclutador, quedará claro lo que aceptarías desde un principio, chequeando contigo el rango de sueldo del posible empleador. El reclutador también debe compartir los detalles básicos de la oferta antes de que cualquier documentación se emita. Si hay banderas rojas, éste es el momento de levantarlas y negociar. Como tal, no debe haber sorpresas en el momento de llegar a la etapa de oferta”, dice Race.

¡La mejor de las suertes!

Manejar profesionalmente una oferta de trabajo es vital. Puede ayudarte a desarrollar una base sólida con su posible empleador y construir tu propia reputación en la industria.

* Este artículo es una traducción del sitio ZSA, con el título de “Everything you need to know to handle job offers”. Para leer su versión original, haz click aquí.

Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn