Suscríbete
Internacional

Breve perfil a José María Alonso Puig, decano del Colegio de Abogados de Madrid

Con 40 años de ejercicio profesional y 64 años de vida, este abogado que trabajó por décadas en Garrigues y que ahora lo hace en Baker Mackenzie, cree que la colegiatura debe seguir siendo obligatoria y que los abogados “deben ponerse la camiseta”.

7 Mayo, 2018 Comparte en:
Sofía Martin / Javiera Bianchi

José María Alonso Puig es el decano del Colegio de Abogados de Madrid, cargo que en otros países toma el nombre de “presidente”.

“Quiero que la Abogacía, como integrante de la sociedad civil,tenga una voz muy potente”, aparece en Law & Trends, publicado hace algunas semanas.

Con 65 años, tiene 40 de ejercicio profesional. Jubilado a los 56 en Garrigues, llegó a Baker McKenzie como socio y miembro del Consejo Mundial de la firma, a la que puso como condición que su retiro no fuera antes de los 70.

En una entrevista concedida a Confilegal, cuando estaba postulando a la presidencia del Colegio, se dieron ciertas citas de gran relevancia para conocer el estado de la abogacía:
– se trata del colegio más grande de toda Europa
– casi 65.000 colegiados con derecho a voto.
– en 2012 votaron 8.994 abogados, un 13,9 % del censo, que su vez fue un 3,9 % más que en 2008.

El 13 de diciembre de 2017 se realizó la votación para elegir al decano del Colegio de Abogados de Madrid. De las 77.043 personas que fueron llamadas a votar, solo lo hicieron 11.459. De esta forma, Alonso se impuso con 4.406 votos frente a los 3.880 de su contrincante, Javier Fernando Ísca. El 8 de enero de este año, el decano comenzó su mandato.

El orgullo de la camiseta

“Todo lo que he aprendido durante 30 años en Garrigues y durante 5 años en Baker McKenzie debo ser capaz de aplicarlo para ayudar a un montón de gente”, dijo Alonso.

Y ante la preguntas de cómo afrontaría la implementación de una futura ley de colegios profesionales (que los periodistas Carlos Berbell y Luis Javier Sánchez estimaban terminará por hacerse realidad) el ahora Decano respondió: “El Colegio debe tratar de que la colegiación siga siendo obligatoria. Pero tenemos que darles valor añadido para que, en el caso de que la colegiación dejara de ser obligatoria, la gente quisiera seguir estando allí”.

— ¿Y por qué cree que existe ese desapego del abogado hacia su Colegio?
“Hay que recuperar el sentimiento de orgullo de profesión”.

— ¿Cree que se ha perdido?
“O se ha perdido o nos lo han hecho perder. A veces vas a los juzgados y ves que el abogado es el peor tratado de todos los profesionales de la Administración de Justicia”. “El abogado tiene que sentir de verdad el orgullo de su camiseta”, añadió en esta entrevista otorgada en octubre del año pasado, agregó.

El separatismo

“Si yo fuera decano eso es lo que habría hecho. De la misma forma. Eso es elemental. Si hubiera sido decano, me habría ido a Barcelona a hablar con la decana para dialogar y decirle, ‘¿de qué forma podemos convenceros de que juntos estamos mejor? ¿Qué cosas podemos hacer juntos para que seamos una gran potencia?’”.

De los de los 14 Colegios de Abogados existentes, en Cataluña hay 5 decanos. Mientras en Madrid, el Consejo General de la Abogacía Española es constitucionalistas, en Cataluña eran más cercanos al separatismo, situación que Alonso calificó de “insostenible”, dado que ese “doble juego” no es aceptable.

Ningún colegio de abogados puede hacer política, dijo, y se comprometió a incluir gente de derecha y de izquierda, trabajando por la defensa del Estado de Derecho, sin discusión.

La organización del ICAM

La Junta de Gobierno del Colegio es su órgano de gobierno y está formada por el decano y 13 diputados, entre los que se encuentran la tesorera, el bibliotecario y el secretario.

De acuerdo a la información publicada en su sitio web, a la Junta de Gobierno corresponde, entre otras cuestiones:

– someter a consulta asuntos concretos de interés colegial
– aprobar, suspender o denegar la incorporación de nuevos colegiados y fijar sus cuotas
– velar por que los abogados puedan ejercer su profesión con independencia y libertad
– velar por la adecuada conducta de los abogados ante Jueces y Tribunales
– ejercitar las acciones necesarias para evitar el intrusismo y la competencia desleal
– proponer criterios orientadores sobre honorarios profesionales y dictaminar sobre ellos
– regular la prestación de servicios de asistencia jurídica gratuita
– emitir consultas y dictámenes, mediar entre profesionales y formalizar arbitrajes
– convocar Junta General Ordinaria o Extraordinaria señalando su orden del día
– ejercer el control deontológico de la profesión y su potestad disciplinaria
– proponer ante los Poderes Públicos cuando sea beneficioso para el bien común
– regular, distribuir y administrar los fondos del Colegio y formular su presupuesto
– organizar, dirigir y supervisar la actividad de los Departamentos y Servicios del Colegio
– designar los representantes del Colegio ante organismos corporativos o profesionales

Comparte en: