Suscríbete
Internacional

Nace en España el Instituto de Salud Mental de la Abogacía

Determinar el estado de salud mental de los abogados y de los graduados en Derecho, por medio de encuestas y entrevistas, e identificar cuáles son los factores de riesgo psicosociales propios del ejercicio profesional son algunos de los objetivos de la entidad.

20 Septiembre, 2017 Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
salud mental de la abogacíaStock Snap
S. Martin

El pasado 18 de septiembre se puso en marcha el Instituto de Salud Mental de la Abogacía (ISMA), proyecto que su fundador, Manel Atserias Luque, no duda en calificar de pionero en el sector legal español y europeo.

El lema de la entidad es “Trabajar por y para el bienestar de la abogacía”.

Tal como se referencia en el sitio web saludmentalabogacia.org, Atserias sólo tenía pensado en realizar un estudio sobre la salud mental de abogados y estudiantes de Derecho de Barcelona, como parte de su tesis al finalizar su Máster. Sin embargo, se fue encontrando con diversas muestras de interés sobre la materia en Linkedin, reconsideró el formato y optó por crear un centro de estudios.

“A principios de 2017, leí varios artículos de medios de comunicación internacionales (Idealex.press y Above the Law, entre otros), que se hacían eco de los problemas de salud mental de los abogados y estudiantes de Derecho de Estados Unidos. Según estos artículos, los índices de suicidio, depresión, ansiedad, estrés, alcoholismo y consumo de drogas de los colectivos mencionados son superiores al de la media de la población estadounidense”, se lee en una carta abierta.

Desde entonces comenzó a analizar los trabajos de la American Bar Association, facultades de Derecho y fundaciones, como la Dave Nee Foundation. Mientras consultaba la literatura existente, buscó trabajos de investigación que hubieran sido realizados en España, pero no encontró más que éste: “Análisis de las características de las patologías y lesiones del abogado en España”, encargado por la Fundación Instituto de Investigación Aplicada a la Abogacía.

Según las bases de datos que consultaron los autores del estudio, se estimó que alrededor de un 3% de los abogados españoles tienen algún problema relacionado con la salud mental. Aunque este porcentaje sea inferior al de la población general, los investigadores hicieron la advertencia de que al comparar los números con datos de otros trabajos, existiría un gran subregistro.

Por ejemplo, en Italia, un 15% estaría en guardia durante el ejercicio laboral, un 15% sufriría ansiedad y un 4% necesidad de consejo psicológico; y en Francia, el 52% de los abogados mostrarían un nivel alto de alteración psicológica. “Es decir, hay sufrimiento sin declaración o solicitud de ayuda asistencial”, dijeron.

Manel Atserias Luque transparenta que su compromiso con la salud mental nace desde su situación personal, cuando le fue diagnosticado un Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) en una fase moderada-grave. Sin embargo, la ausencia de estudios sobre el tema es un hecho, tanto en España como en Latinoamérica.

Objetivos del Instituto de Salud Mental de la Abogacía

Entre los objetivos fundamentales del organismo, destacan:
– Determinar el estado de salud mental de los abogados y de los graduados en Derecho, por medio de encuestas y entrevistas (con una severa política de protección de datos).

– Identificar cuáles son los factores de riesgo psicosociales propios del ejercicio de la abogacía.

– Proponer la inclusión de contenidos de salud mental en los programas universitarios y cursos organizados por los colegios profesionales.

– Luchar contra el estigma y las prácticas discriminatorias.

– Establecer alianzas estratégicas y acuerdos de colaboración con diversos organismos, tanto españoles como internacionales.

– Difundir los estudios, investigaciones y trabajos que se llevan a cabo en otros países en materia de salud mental de la abogacía.

Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn