Suscríbete
Internacional

Faro de transparencia: Rosa Bueno y el rescate del arbitraje

La presidenta del Centro de Arbitraje de la Cámara de Comercio de Lima implementó un sistema que permite a cualquiera conocer quién ha sido designado como árbitro, ante qué partes y, a mediano plazo, si sus fallos han sido anulados por la justicia ordinaria.

21 Agosto, 2019 Comparte en:
Rosa BuenoRosa Bueno
Sofía Martin Leyton. Entrevista realizada en Lima, en agosto de 2019

Lo que le molestaba era la asimetría en la información; que el mandato de confidencialidad —interpretado como total y absoluto—, más que proteger a las partes, terminara perjudicándolas.

Hablamos de Rosa Bueno, destacada abogada peruana, presidente del Consejo Superior de Arbitraje del Centro de Arbitraje de la Cámara de Comercio de Lima y que es reconocida, tanto en Perú como en el resto de la región, por haber destinado esfuerzos sostenidos por mejorar la transparencia en este método de solución de controversias, tan cuestionado tras la participación de jueces árbitros en asuntos ligados al escándalo de corrupción que causó Odebrecht y Lavajato, y que involucró a actores del mundo jurídico.

La perseverancia

A diferencia de Chile, en que las disputas del sector público se someten a la justicia ordinaria, en Perú, por ley, desde septiembre de 1998 los conflictos de contratación del Estado se conocen en sede arbitral. Abogados consultados sobre el tema, destacan que ello ha permitido que juicios de 6 años o más hayan reducido su duración a un promedio de 2 años, lo que siempre es bienvenido por los implicados y también por la ciudadanía.

No obstante, también fue la forma en que la constructora Odebrecht infiltró coimas y utilizó servicios legales para incluir en los contratos cláusulas que permitieran más tarde gatillar el arbitraje —con jueces involucrados en el mecanismo—, que luego perdía el Estado.

Rosa Bueno, que tiene amplia experiencia en fusiones y adquisiciones de alto vuelo, y que ha asesorado a grupos nacionales y extranjeros, supo moverse en un ambiente politizado y en el que ninguna mujer había tenido el cargo y poder que ella mantiene. Y lo usó bien. “Hay que reconocer que Rosa Bueno es la responsable de detener la caída en picada en la que estaba el arbitraje tras la corrupción de Lavajato. Ella es quien le devolvió el respeto a la institución”, es una de las frases que se escuchó al preguntar por ella.

La importancia de saber

“Como Centro de Arbitraje somos una plataforma que debe entregar información y permitirle a quienes tienen que designar un árbitro decir ‘veamos… cómo son los laudos que dicta este árbitro’. Antes, cerca del 2% eran anulados, pero ese porcentaje ha subido”, explica la abogada, refiriéndose a una de las funciones que el Faro de Transparencia espera tener disponibles próximamente.

“Esta herramienta es superpoderosa y para desarrollarla dimos una pelea que no fue fácil, ni interna ni externamente. Una vez que la presenté, un juez se levantó y dijo ‘ahora sí creo que no es un club de amigos; estoy volviendo a confiar en el arbitraje’. Pone una lupa, no solo sobre los árbitros y sus laudos, sino también sobre sus decisiones”, prosigue.

En 2018 cumplieron 25 años, que fueron celebrados este año: “Tenemos un aumento de 60% en la celeridad, en menos de 1 año y casi el 90% de las controversias se resuelven a los 18 meses”, dice.

Además, y siempre pensando en la transparencia, en 2017 se modificaron los estatutos del Centro, lo que les permite que los árbitros deban pasar por un proceso de confirmación en ciertos casos: “No hay nombramientos eternos; revisamos todo el año”.

Árbitros extranjeros

Paso a paso, Rosa Bueno y su equipo van mostrando las distintas funcionalidades del Faro de Transparencia: una de ellas es un listado con árbitros no peruanos, que están registrados en el Centro de Arbitraje y que pueden resolver conflictos en Perú, sin necesidad de convalidaciones de título ni otros requisitos.

Entre los más de 100 extranjeros figuran nombres como Elina Mereminskaya, Andrés Jana y Cristián Conejero, de Chile; Guido Tawil y Roque Caivano, de Argentina; Luis Fernando Rincón Cuéllar, de Colombia y Dyalá Jiménez, de Costa Rica, todos nombres muy conocidos en el arbitraje internacional en la región. Pero también se puede encontrar a Jan Paulsson, de Suiza; Dietmar Prager, de Austria; Michael Reisman, de Estados Unidos; Bernard Hanotiau, de Bélgica o Emmanuel Gaillard, de Francia.

Al hacer clic en cada nombre, se despliega su nacionalidad y su lugar o centro de trabajo.

Los abogados del futuro

El 2 de agosto, en uno de los paneles de debate del evento que se desarrolló en la Facultad de Derecho de la Universidad del Pacífico —”Disputas del futuro”—, Karina Sauma, de Amcham Costa Rica, destacaba la aplicación de nuevas tecnologías cuando ya se está inmerso en una disputa y cómo se habían desarrollado principalmente en el arbitraje.

En la misma línea, Bueno dijo: “Tenemos un compromiso con las herramientas digitales. No lo veo para mañana. El futuro es hoy”.

Rosa BuenoCentro de Arbitraje, CCL

 
También te puede interesar:
Entrevista a Macarena Letelier, directora ejecutiva del CAM Santiago
El arbitraje en la era del cambio climático, columna de Juan Carlos Urquidi y Miguel Aravena
El arbitraje en la agroindustria, columna de Alessandro Vergel

Comparte en: