Suscríbete
Internacional

El poder de la foto de perfil en LinkedIn

LinkedIn es una plataforma que facilita la búsqueda de oportunidades laborales. Los usuarios libremente exponen su alma máter, experiencias de trabajo y agregan una foto de perfil. El uso de este último elemento puede ser tanto un acierto como una desventaja.

13 Febrero, 2019 Comparte en:
Javier González/Josefa Soto

Con la llegada de las redes sociales, distintos procesos se han ido traduciendo al formato digital. Uno de ellos es la búsqueda de oportunidades laborales a través de la plataforma LinkedIn, fundada el año 2002 para crear un un nexo entre empresas y empleados a través del internet.

Para Iván Calvo, Social Selling certificado por LinkedIn, la red social se ha convertido en el Curriculum Vitae on-line: “es el mejor sistema para cruzar oferta y demanda de trabajo, pero especialmente centrado en profesionales”, y agrega que los reclutadores y headhunters ya lo reconocen como su herramienta principal de trabajo.

Los usuarios disponen libremente su información en la plataforma y especifican la casa de estudios de la que que provienen, su experiencia laboral y sus destrezas a través de un perfil. Además tienen que elegir y adjuntar una foto que, para la fotógrafa Valentina Piriz, muchas veces no es la adecuada.

La importancia del fondo en la foto

Idealex.Press

Al revisar con mirada crítica cientos de perfiles profesionales, se puede observar la tendencia de usar el color celeste y derivados como fondo. “Yo creo que la selección de ese color es para inspirar confianza y el fondo plano para evitar distracciones, pero a mi parecer es una tendencia pasada de moda. Me recuerda a las fotos de carnet que son poco atractivas en sí”, dice Piriz.

Antonio Painn, diseñador experto en community management, explica que los colores tienen un componente psicológico: hay fríos y cálidos, y agrega que el color azul se utiliza mucho en los bancos porque transmite seguridad. “Es posible que intenten transmitir esa sensación de confianza. Y pensemos que LinkedIn es una red que sirve para encontrar trabajo, por lo tanto, se pretende dar una buena imagen”, dice.

Piriz recomienda jugar con las texturas y escenarios corporativos minimalistas e iluminados. La idea, según la fotógrafa, es demostrar naturalidad y soltura de cuerpo. Además, promueve ampliar el plano de la foto para mostrar el estilo, corporalidad y comodidad de la persona. Así el fondo toma un papel más importante sin llegar a distraer a quien lo ve.

“Las fotos que tienen fondos planos y de matices azules no demuestran esfuerzo. Lo ideal es sobresalir y diferenciarte, para eso hay que desarrollar la fotografía, pensar en lo que quieres transmitir y sacar más de una hasta que encuentres la indicada”, explica.

La expresión del rostro como mecanismo de defensa

Otro factor a destacar es la disposición del rostro en la foto. Painn explica que hay varios estudios que tratan sobre cómo comunicamos con nuestro rostro, incluso en los primates.

“Se ha identificado que en la selva, cuando se encuentran grupos de primates, en décimas de segundos se procesan mutuamente los rasgos para saber si están en peligro o no. Nosotros hacemos lo mismo, vas por la calle y sin saber nada de la otra persona con la que te topas, sabes si cruzar o no”, continúa.

En el caso de LinkedIn, habría que mostrarse como una persona confiable. “No puedes salir con la cara enfadada, sino relajada, con una sonrisa esbozada. Si buscamos un trabajo deberíamos apostar a eso. Tenemos una sola oportunidad porque no podemos conversar con esta gente”, dice.

Si nos remitimos a los abogados, lo importante sería “la vestimenta”, porque los clientes estarían buscando a alguien que los defienda. “En la foto hay que llevar algún elemento que entregue seriedad. Es posible que quizás alguien sea un buen abogado, pero si tienes una mala foto, no lo vas a poder transmitir y eso es instintivo”, agrega.

Iván Calvo advierte que una mala foto te puede afectar muy negativamente: “Vivimos en la sociedad de la imagen, del ‘postureo’. Hoy triunfan redes sociales como Instagram, que está basada en fotos y videos. Hay que cuidar esos detalles y si tu foto es mala o peor aun, no tienes foto, eso empeorará tus opciones de conseguir una entrevista o que un reclutador te valore mejor”.

 
También te puede interesar:
Rafael Mery: “Los abogados somos egocéntricos y adversos al cambio”
La comodidad de lo conocido
Dante Figueroa: editor para Latinoamérica del Transnational Dispute Managment

Comparte en: