Suscríbete
Internacional

China y África: la relación de negocios que debe ser observada por los abogados

Un reciente estudio ha desglosado interesantes cifras sobre la relación entre ambas jurisdicciones, señalando que el éxito de estos negocios depende en buena parte de la asesoría legal que reciban.

18 Enero, 2018 Comparte en:
China y ÁfricaPixabay
Nicola Z.

Sobre la forma en que se maneja el mundo hay datos más que claros, uno es que China es el mayor socio comercial de África y otro es que se trata de un intercambio económico que ofrece grandes oportunidades para las empresas. Lo que, sin embargo, muchas veces no se considera es que los estudios de abogados deben ser parte importante de esta ecuación para asegurar su éxito.

La razón es muy simple: desde el comienzo del milenio la relación entre China y África ha crecido aproximadamente un 20% al año, donde están involucrados todos los sectores productivos, mientras que las inversiones extranjeras han aumentado al doble de esa cifra en la última década, según un informe de McKinsey analizado en un artículo publicado por Asia Law Portal.

Pero eso no es todo, porque el mismo reporte indica que dichas cifras “subestiman” la realidad, ya que los movimientos entre estos mercados son de alrededor de un 15% mayor de lo que las cifras oficiales muestran, al incluirse movimientos no tradicionales.

Esta misma fuente recuerda que China es una gigantesca fuente de ingresos y financiamiento para las construcciones en África, muy dinámica, lo que ha permitido el desarrollo de ambiciosos proyectos en los últimos años en ese continente: hoy existirían más de 10 mil empresas chinas operando allí. Es precisamente acá donde las firmas de abogados debieran entrar rápidamente en el juego.

La alianza

En junio de 2017 un grupo de estudios jurídicos de ambas regiones, a través de Lex Africa y Global Chinese Speaking Lawyers’ Association, firmaron un acuerdo (MOU – Memorandum of Understanding) para impulsar aun más la inversión del país asiático en esta región, lo que tendría además otro objetivo: mejorar la confianza de quienes ya se encuentran operando allí. La idea es que esté en vigencia durante 7 años, luego de lo cual se evaluarán los resultados para ver si continúan o abandonan la estrategia.

Esto, además, servirá para ayudar a las empresas chinas durante el proceso de ingreso al continente y ante cualquier eventual disputa, fundamental si se considera que el entorno legal entre ambos es muy diferente; algo que los europeos ya han experimentado y que los ha llevado a solicitar constantemente asistencia legal, la que sólo le pueden entregar abogados con conocimiento del lugar.

En busca de verdaderos especialistas

Pese a esta evidente oportunidad, la dificultad está en que las empresas logren encontrar a los asesores legales adecuados. ¿Qué debe tener este? Lo básico es que conozca el entorno y que lo entienda, aunque esto tiene matices, ya que se refiere tanto al país donde estén trabajando, como a la relación laboral entre África y China, que tiene sus propios matices.

Es por ello que lo ideal es que las firmas de abogados que los asesoren conozcan el acuerdo (MOU) y que lo puedan aplicar desde el punto de vista laboral. Para ello, asociarse con una consultora de reclutamiento con experiencia en el mercado asiático y africano es una gran ventaja, tanto desde el punto de vista de la elección de socios adecuados y la gestión durante el período de transición, hasta el establecimiento del espacio necesario para las oficinas y los sistemas que se deben utilizar.

También es recomendable tener abogados de ambos continentes trabajando in situ en el lugar, para que compartan sus experiencias, lo que será altamente ventajoso para el desarrollo de estos negocios de carácter bilateral.

 
* Éste es un extracto en castellano del artículo titulado “Why is Africa becoming so important for Asian law firms?”, publicado en el sitio web especializado Asia Law Portal.

Comparte en: