Suscríbete
Chile Internacional

Cárceles en Chile: informe oficial revela condiciones infrahumanas en el sistema penitenciario

Hacinamiento, reclusos que duermen apilados, mientras en el mismo centro o en otros hay espacio; nula ventilación y luz natural; presencia de parásitos; largos ayunos, instalaciones eléctricas defectuosas y filtraciones de los baños, son algunas de las condiciones detectadas por la comisión que visitó 13 unidades. Los gendarmes no están en una mejor situación.

2 Febrero, 2016 Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Hacinamiento persistente de la población penal, cañerías con filtraciones desde baños a dormitorios y agua que corre y corre por los pisos; instalaciones eléctricas irregulares que constituyen una amenaza, “no sólo de electrocución, sino que también como agentes potencialmente generadores de incendios”; deficiencia en la distribución de agua potable. Todo amenaza con “constituirse en catástrofes de resultados impredecibles”.

De acuerdo a informaciones aparecidas en el portal del Poder Judicial, el informe de la comisión de visita semestral de cárceles de la Corte de Apelaciones de Santiago da cuenta de la “cantidad de internos que duermen casi apilados, unos sobre otros, en reducidos espacios, con nula ventilación y luz natural, en condiciones insalubres, con presencia de chinches y otros parásitos”, mientras otra “calle” cercana permanece vacía y en espera desde hace aproximadamente un año.

Otro de los problemas, que se tenía por superado y que significó un retroceso, es la actual incorporación de imputados a la población penal ya condenada, en uno de los centros de detención visitados.

El texto también acusa los problemas de alimentación de los reclusos, muchos de los cuales no reciben comida entre las 17.00 horas y las 9.00 de la mañana del día siguiente, cuando se les distribuye el desayuno, mientras otros comen por última vez a las 15.30 horas. Los panes vienen con frecuencia semicongelados y nunca hay cubiertos, por lo que los internos deben comer con la mano.

Veinte celdas de aislamiento sin luz natural ni patio, de unos 8 metros cuadrados, llegan a albergar a 14 personas, en situación de “hedor, oscuridad y pestilencia”, en “Colina 1”.

¿Y los gendarmes? “No puede dejar de observarse las precarias condiciones en que pernoctan los funcionarios de Gendarmería dentro del penal, sobre todo aquellos más recientemente incorporados”, dicen los comisionados: dependencias en pésimo estado de mantenimiento, hacinadas, sucias y carentes de luz. La situación “en algunos casos no se diferencia mucho de aquella forma de vida que actualmente mantienen los reclusos”.

Si te interesa el tema y quieres leer las conclusiones del informe, haz clic aquí.

Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn