Suscríbete
Chile Internacional

Bancos chilenos informan millones de dólares en dineros olvidados

Quienes se vean beneficiados tienen un plazo máximo de tres años para reclamar las acreencias. Una vez cumplido este plazo, los bancos deben remitir los dineros a la Tesorería.

17 Marzo, 2016 Comparte en:

En marzo, y de acuerdo a lo que dispone la Ley General de Bancos nacional, estas instituciones financieras comenzaron el proceso de información de las llamadas “acreencias bancarias”, nombre que se le da a los documentos, como cheques, depósitos a largo plazo y vales vista entre otros, que nunca fueron cobrados por sus titulares.
 
Se calcula que para el año 2016 existen más de $30 mil millones (cerca de US$34 millones) que no han sido retirados por los clientes, y que de acuerdo a la ley, sus nóminas deben ser publicadas en el Diario Oficial este mes. Cuatro son hasta el momento las instituciones que han cumplido con informar de estos montos: Banco Estado, BCI, Security y Deutsche Bank.
 
De acuerdo al art. 156 de la Ley, transcurridos dos años desde que la cuenta respectiva no haya tenido movimiento o no haya sido “cobrada la acreencia por su titular”, la institución financiera formará en enero y publicará en marzo una lista con los montos que excedan las 5 unidades de fomento (UF), que equivalen a unos 200 dólares.
 
Trascurridos tres años —desde la formación de la lista de acreencias— éstas caducarán, debiendo los bancos remitir esos dineros a la Tesorería General de la República, ya sea regional o provincial, dependiendo del domicilio de la persona “beneficiada”.
 
No son acreencias, y por ende no son reclamables, los depósitos y captaciones a plazo indefinido o con cláusula de renovación automática, las boletas de depósito de garantía, las sumas recibidas por cheques viajeros y en los casos que haya una retención, prenda o embargo sobre los bienes correspondientes. Dependiendo el caso, para reclamar la acreencia, se necesita asesoría jurídica.
 

Comparte en: