Suscríbete
Internacional

Se autoriza operación del banco China Construction Bank en Chile

En Sudamérica no poseía hasta ahora sucursales directas. El gigante asiático radica en el país un capital de funcionamiento equivalente a US$200.000.000, y obtuvo la autorización definitiva de funcionamiento tras dos años de trámites que se iniciaron en enero de 2014.

12 Mayo, 2016 Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

 
Después de dos años, y dando cumplimiento a los pasos y plazos establecidos en la Ley General de Bancos, la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF) autorizó definitivamente las operaciones en el país de la empresa bancaria China Construction Bank Corporation, para instalar una sucursal bajo el nombre de “China Construction Bank, Agencia en Chile”.
 
La empresa asiática, con sede en Beijing, y que en Sudamérica no posee sucursales directas, es catalogada como una de los “top ten” en el mundo de acuerdo a su volumen de activos. Para operar en Chile —señala la resolución de la Superintendencia— ingresa al país con un capital equivalente en moneda nacional a US$200.000.000.-
 
La institución, representada por Shang Liping, con esta autorización completó el proceso de licenciamiento de la entidad en Chile, que se inició en enero de 2014; y que además contempló las etapas de autorización provisional, otorgada en julio de 2014; de instalación, otorgada en abril de 2015; y, finalmente, de funcionamiento, que recién otorgó la SBIF.

Quién es Banco China Construction Bank

Información internacional señala que la entidad es uno de los “cuatro grandes” bancos de la República Popular de China. Hasta la fecha, se clasifica como el segundo más grande de esa nación y el segundo banco más grande del mundo por capitalización de mercado.
 
El banco tiene más de 13.600 sucursales en territorio chino. Además, mantiene presencia en Hong Kong, Singapur, Johannesburgo, Tokio y Seúl, así como una oficina representativa en Sídney. En junio del 2009, abrió una sucursal en Nueva York y una subsidiaria en Londres.
 
De acuerdo a la ley chilena, para que los bancos constituidos en el extranjero puedan establecer una sucursal en el país, deberán obtener de la Superintendencia un certificado provisional de autorización; y para obtener su autorización definitiva, deberán acompañar todos los documentos que las leyes y reglamentos requieren para establecer una agencia de sociedad anónima extranjera.
 
Una vez verificada la radicación de capital —que en este caso ocurrió por el monto señalado— y comprobado que la entidad se encuentra preparada para iniciar sus actividades, la Superintendencia del ramo otorgará a la sucursal la autorización para funcionar.
 

Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn