Suscríbete
Chile Internacional

Avisaje de abogados dedicados a quiebras personales genera alerta ética

El Colegio de Abogados y la Cámara de Comercio de Santiago expresan su máximo rechazo a este tipo de publicidad, mientras la Superintendencia del ramo intenta lograr soluciones consensuadas con las oficinas involucradas.

5 Octubre, 2015 Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn


Sofía Martin L.

El viernes pasado —2 de octubre— apareció publicado en el diario Las Últimas Noticias un aviso que decía:

NO PAGUE DEUDAS!
DECLÁRESE EN QUIEBRA HOY!!!
ABOGADOS EXPERTOS

“Un aviso de esa naturaleza es contrario al Código de Ética del Colegio de Abogados de Chile, que exige y promueve el deber de respetar los principios de objetividad, dignidad, lealtad, veracidad y discrecionalidad en el ejercicio de nuestra profesión”, dice Pedro Pablo Vergara, vicepresidente de la entidad gremial.

Si bien el código vigente no impide una “publicidad discreta” para el abogado —y Vergara da como ejemplo la difusión de la especialidad—, ésta debería ser siempre reducida y moderada, pues “menoscaba la dignidad profesional cuando buscan sólo solicitar clientela, transformando así la profesión en un verdadero tráfico o comercio de servicios con información tendenciosa, que muchas veces invita al conflicto”.

Consultada la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento (ex Superintendencia de Quiebras), respondió que a medida que ellos detectan este tipo de publicidad, realizan gestiones para conversar con quienes la encargan. La idea es que entiendan correctamente la Ley N.° 20.720, sus procedimientos y objetivos.

Más duro en su opinión es Cristián García-Huidobro, secretario general de la Cámara de Comercio de Santiago y para quien este avisaje “constituye una falta a la ética que revela una degradación de la abogacía”.

Pero su análisis va más allá: “Esos llamados afectan, además, la conducta colectiva en el cumplimiento de los compromisos económicos y, en definitiva, van socavando el sentido de la honra en las personas”.

Respecto del caso particular del viernes pasado, desde la Superintendencia del ramo informan que funcionarios del servicio ya se reunieron con representantes del estudio jurídico responsable de la publicidad, y les explicaron “los errores a los que inducen este tipo de publicaciones, ya que dan a entender a la ciudadanía que la nueva regulación concursal incita al no pago de las deudas”.

El espíritu de los nuevos procedimientos concursales sería que el deudor cumpla con las obligaciones contraídas y pague sus deudas a los acreedores. Esto podría ocurrir mediante una renegociación sobre la base de su capacidad real de pago —en un procedimiento administrativo, gratuito y voluntario facilitado por la Superintendencia, explican—, y que no requiere la asesoría de abogados.

Pero también puede derivar en una liquidación, entendida ésta como un procedimiento judicial de “liquidación rápida y eficiente de los bienes de la persona deudora, con el objeto de propender al pago de sus acreedores”, sostienen.

Al preguntar a la oficina que pagó la publicación, respondieron que si bien el aviso puede entenderse como un llamado al incumplimiento, no lo es. “El efecto propiamente tal de la quiebra personal es la extinción de las obligaciones; es lo que ocurre al término del proceso de una liquidación voluntaria de bienes”, explican.

Confirman también que se reunieron con la Superintendencia y que dentro de la semana siguiente o subsiguiente, el aviso ya no tendría la frase “No pague deudas!”.

Hacen presente también que la gente a la que prestan sus servicios, cuando renegocia directamente con los acreedores ve abultadas sus deudas con intereses moratorios, cobranzas y cláusulas penales; en cambio, cuando se sigue el procedimiento establecido en la nueva ley, el deudor puede hacer ofertas de pago, que no incluyen tales sanciones, y que son aceptados por los acreedores —dicen— en más de un 90%.

“El buen desempeño, la responsabilidad y la honradez de cada profesional deben ser el estímulo suficiente para estar seguros de una buena reputación frente al público”, dice Pedro Pablo Vergara, “esa es su mejor carta de presentación”.

Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn