Suscríbete
Internacional

Australia: 1/3 abogados ha sufrido acoso sexual en el trabajo

Los resultados de una encuesta realizada por la International Bar Association dejaron al descubierto que el acoso sexual es un problema que afecta especialmente a los abogados australianos. Para revertir las cifras, las autoridades llaman a la capacitación de los equipos y a que las víctimas denuncien: el 77% de los encuestados afirmó guardar silencio ante estos casos.

22 Enero, 2019 Comparte en:

Una encuesta realizada en septiembre de 2018 por la International Bar Association a 7.000 abogados alrededor del mundo, reveló que el 25% de los encuestados había sido acosado sexualmente en su lugar de trabajo. Cifras aún más alarmantes respectan a Australia: de 1.000 abogados, un 37% de ellos enfrentó este tipo de abuso.

Los resultados del estudio se condicen con una investigación de la Comisión de Derechos Humanos de Australia (AHRC) que en septiembre del mismo año encontró que el 39% de los australianos, sin discriminar su profesión, había sido acosada sexualmente.

Desde entonces han sido varios los medios que se han referido al tema. Law Society Journal (LSJ) fue el primero en publicar los resultados de la encuesta de la IBA, en noviembre de 2018. El reportaje, titulado #TimesUp for the legal profession, da cuenta del problema mediante los testimonios de algunas víctimas, a los que pudo acceder gracias a la autorización de la Unidad de Investigación y Política Legal de la IBA.

Para revertir la situación, la AHRC actualmente está realizando una Investigación Nacional sobre el acoso sexual en los lugares de trabajo que actualizará los datos publicados en 2018. Los resultados estarían disponibles a partir de la segunda mitad de 2019.

Kate Jenkins, Comisionada de Discriminación Sexual en dicha institución y quien dirige el estudio, publicó el 16 de enero de este año una columna en NSJ. Desde su posición como abogada, afirmó: “Sabemos que el sector legal no es único en sus experiencias de acoso sexual. Pero es un sector en el que esperamos entender y respetar la ley. Es decepcionante que sus trabajadores parezcan tener una mala comprensión de las leyes de acoso sexual y tan poca confianza en sus mecanismos de denuncia”.

En efecto, uno de los principales problemas que revelan ambas encuestas, es que los afectados no denuncian por miedo a perder sus trabajos y a que los abusadores queden impunes.

La falta de denuncias

Según la encuesta de la IBA el 77% de los abogados afectados no reportó la situación a sus empleadores. De hecho, el 80% de ellos aseguró no hacerlo por miedo a no ser escuchadas y a que los victimarios no fueran sometidos a ningún tipo de sanción.

Esos temores no son infundados. Según consigna el reportaje de LSJ, la encuesta de la AHRC que abordaba a las distintas profesiones, “encontró que 1 de cada 5 personas que hicieron un informe formal sobre el acoso sexual en sus lugares de trabajo fue excluida, victimizada, ignorada por colegas o dimitida”.

En el caso específico de los abogados, la encuesta de la IBA dio a conocer que la presentación de informes era incluso más arriesgada: 1 de cada 2 vio que no hubo cambios en su situación o que incluso el abuso se exacerbaba, tras informar el acoso a sus superiores, y el 73% de las veces, los responsables no fueron sancionados.

Desde la Law Society de NSW también se refirieron a la falta de denuncias. En un artículo de The Guardian publicado en diciembre de 2018, el gerente general de dicha asociación, Michael Tidball, llamó a las víctimas a reportar estos casos y comentó que bajo los estatutos de la institución, el acoso sexual era penalizado imposibilitando el ejercicio de la profesión a quienes lo cometieran.

Denuncias que no llegan a tribunales

Aún cuando algunas víctimas se atreven a denunciar, hay una serie de casos que se resuelven mediante acuerdos. Esto evita que los victimarios lleguen a tribunales y según explicó al LSJ Josh Bornstein, encargado del área de Derecho Laboral en Maurice Blackburn, ello se traduce en que no se dimensione ni comprenda bien el problema.

Según el medio, Bornstein asegura que ha tratado varios casos de este tipo y que los abusadores son cuidadosos en la forma en que cubren sus huellas mediante herramientas legales “Estoy consciente del hecho de que cada vez que cerramos un caso por un acuerdo en términos confidenciales, el problema permanece bajo el radar”, se puede leer en el artículo.

El impacto en sus carreras

Además de las consecuencias al corto plazo, el acoso sexual laboral ha demostrado tener un impacto en el desarrollo profesional de las víctimas. Cuando los abusadores ocupan cargos de autoridad -como suele pasar-, es probable que vean aplazadas sus posibilidades de ascender de cargo, o que incluso se vean obligadas a abandonar sus trabajos.

Tal es el caso de Alison, una australiana cuyo testimonio aparece en el reportaje del Law Society Journal. La abogada fue acosada sexualmente por parte de dos hombres que trabajaban en la misma firma que ella en distintas ocasiones.

Según reporta LSJ, luego de enfrentarse a una serie de situaciones incómodas y a que finalmente uno de los hombres la forzara a tocar sus genitales, en agosto “se unió a otra firma para terminar sus dos años de práctica legal supervisada. Se ha comprometido a renunciar a la profesión una vez que complete su período de dos años porque, en sus palabras, “no quiero ser parte de un sistema que permita que las personas sean tratadas así”.

Este no es un caso ni excepcional, ni aislado: en 2014 el Estudio Nacional de Desgravación y Compromiso del Consejo de Ley de Australia reveló que, para ese entonces, el acoso sexual era una de las razones por las que 1 de cada 3 mujeres, estaban considerando un nuevo empleo en los próximos cinco años.

Cómo enfrenta Australia el problema

Tanto el gobierno australiano como la comunidad de abogados del país, han mostrado interés por tomar medidas para revertir la situación. La Sociedad de Derecho de Nueva Gales del Sur, redactó una presentación preliminar al Consejo de Derecho de Australia para contribuir a la investigación sobre acoso sexual en lugares de trabajo que actualmente lidera la AHRC, informa LSJ.

Algunas de las recomendaciones que incluyen cambios legislativos son:

– aclarar la definición de acoso sexual
– cambiar la carga de la prueba de las quejas en virutd de la Ley de Discriminación sexual, pues actualmente recae en los denunciantes
– fortalecer las protecciones para quienes denuncias
– extender el plazo para presentar una queja ante la AHRC (actualmente son 6 meses límite)

También se sugirió la introducción de un esquema de notificación obligatoria para responsabilizar públicamente a los lugares de trabajo de las situaciones de acoso sexual que puedan mantener en silencio.

La capacitación como una salida

A pesar de que son varias las firmas e instituciones que cuentan con protocolos los casos persisten. Así lo corroboran los expertos tras analizar los datos de la encuesta de la IBA: “No hubo una correlación estadística entre los lugares de trabajo que tienen políticas sobre el acoso sexual y que haya menor cantidad de casos”, afirmó el asesor legal en la Unidad de Investigación y Política Jurídica de la IBA, Kieran Pender.

En cambio, una de las herramientas que ha demostrado efectividad ha sido capacitar a los equipos de trabajo. Quienes han procedido de esta forma, de hecho, han logrado reducir el delito.

 
También te puede interesar:
Chile: Consejo del Colegio de Abogados tendrá cuotas de género
Los nuevos desafíos de la Comisión de Abogadas
Abogadas en Chile aún ocupan menos puestos de liderazgo que los hombres

Comparte en: