Suscríbete
Entretención

Yo trabajo desde la casa

Colin Nissan es un escritor freelance que colabora para The New Yorker. Allí publicó la experiencia de no tener que ir a una oficina a trabajar, sino que hacerlo desde la casa. Cualquiera que haya tenido este ritmo de trabajo, se sentirá totalmente identificado.

14 Febrero, 2017 Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

 
Telefonista del 911: 911, ¿cuál es su emergencia?
 
Robert: Hola, yo…uh…trabajo desde la casa.
 
Telefonista: OK, ¿hay alguien más con usted, señor?
 
Robert: No, estoy solo.
 
Telefonista: ¿Y cuándo fue la última vez que vio a alguien más? ¿Eso fue hoy?
 
Robert: Uh, mi esposa…esta mañana, creo.
 
Telefonista: ¿Alguien más?
 
Robert: No lo creo. Bueno, al cartero, pero eso fue a través de la cortina. No sé si eso cuenta.
 
Telefonista: Me temo que no. (Pausa). Le voy a pedir que abra las cortinas, ¿Ok?. Acérquese y dejemos que entre un poco de luz.
 
Robert: ¿Cuánta luz?
 
Telefonista: Un poco está bien.
 
Robert: Ok. (Pausa). Lo hice. (Pausa). Está luminoso. Se siente tan brillante.
 
Telefonista: Eso es bueno. Así es como se debería sentir. (Pausa). ¿Necesito que me cuente que está usando, ok?
 
Robert: Tú sabes… solo ropa normal.
 
Telefonista: ¿Ropa de calle o ropa de casa?
 
Robert: Espera, déjame revisar. (Pausa). Pijama. Estoy usando mi pijama. Podría jurar que me había cambiado de ropa… pensé que estos eran jeans.
 
Telefonista: Está bien, señor. Cálmese.
 
Robert: Espera, esto ni siquiera es una polera. ¡Es solo mi piel!. Maldición.
 
Telefonista: Entonces, es solo el pantalón del pijama. ¿Podemos asumir que usted no se ha duchado hoy?
 
Robert: No lo sé.
 
Telefonista: Necesito que camine hasta el baño y vea si su toalla está mojada. ¿Está bien? ¿Puede hacer esto por mí?
 
Robert: Eso creo.
 
Telefonista: Estupendo.
 
Robert: Estoy caminando hacia allá. (Pausa). Estoy aquí. Estoy en el baño. Veo mi toalla.
 
(Se escucha un sollozo amortiguado)
 
Telefonista:
¿Señor?
 
Robert: Está seca.
 
Telefonista: Bien, está bien. Vamos a devolvernos donde estaba la luz, ¿está bien? Camine hacia la luz. (Pausa). ¿Cuál es su nombre, señor?
 
Robert: Robert.
 
Telefonista: Hola Robert, soy Cherise.
 
Robert: Hola Cherise.
 
Telefonista: Hizo lo correcto al llamar hoy, Robert. Voy a mandar ahora a algunas personas a su casa para que vayan a ayudarle, ¿está bien? Y yo me quedaré con usted en el teléfono hasta que ellos lleguen. ¿Me entiende?
 
Robert: Eso creo.
 
Telefonista: Ahora, Robert, ¿ha comido algo hoy?
 
Robert: Sí. Muchas veces.
 
Telefonista: ¿Está comiendo algo ahora, Robert?
 
Robert: Pongo cosas en mi boca muy seguido.
 
Telefonista: Está bien, ¿puede decirme qué ha comido hoy?
 
Robert: ¿Te refieres a todo?
 
Telefonista: Sí.
 
Robert: No sé exacatamente. O sea, empecé con el desayuno antes de que mi esposa se fuera a trabajar… huevos revueltos con tostadas y café… y después, creo, quizás, comí un bowl de cereal cuando ella se fue.
 
Telefonista: ¿Eso es todo?
 
Robert: Como una hora después… Comí un plátano con mantequilla de maní.
 
Telefonista: ¿Rebanó el plátano?
Robert: No, lo metí entero dentro del frasco, porque nadie estaba mirando. (Pausa). Nadie mira.
 
Telefonista: Así que, ¿ningún plato, ni nada?
 
Robert: No.
 
Telefonista: ¿Y eso fue hasta el almuerzo?
 
Robert: No.
 
Telefonista: ¿Qué más comió?
 
Robert: Me hice una quesadilla…otro bowl de cereal, creo… y algunos pretzels, los planos, los que son como papas fritas. Los amo.
 
Telefonista: Esos son buenos. (Pausa). ¿Y luego de eso almorzó o ese fue el almuerzo?
 
Robert: (Pausa). Recuerdo jamón… mucho jamón.
 
Telefonista: ¿En un sandwich?
 
Robert: No. No en un sandwich. Solo rebanadas de jamón. (Pausa). También hubo unas… cucharadas de cobertura de chocolate, dos o tres…pimentones verdes, creo, y yogurt. Un gran pote de yogurt. Durazno.
 
Telefonista: OK. Robert, entiende de que lo que describió no es realmente un almuerzo, ¿cierto?
 
Robert: Es un almuerzo. ¡Cuando no hay reglas, es almuerzo, Cherise!
 
Telefonista: ¿En algún mometo untó el pimentón verde en el yogurt de durazno?
 
Robert: Probablemente. Lo siento.
Telefonista: Está bien. (Pausa). Ahora, Robert, ¿terminó hoy algo de tu trabajo?
 
Robert: No lo creo. Se suponía que tenía que hacer una plataforma para una reunión y yo… yo empecé… Empecé la plataforma.
 
Telefonista: ¿Y luego se detuvo?
 
Robert: Internet tiene cosas divertidas para hacer… así que las hice. (Pausa). Creo que toqué algo de guitarra, también… oh, y separé todas las monedas de 10 centavos de mi alcancía de vueltos, lo que tomó un tiempo.
 
Telefonista: ¿Por qué hizo eso?
 
Robert: Tengo cuatrocientas setenta y nueve monedas de 10 centavos.
 
Telefonista: (Pausa). ¿Algo más?
 
Robert: Luego me quedé pegado viendo un video de YouTuve sobre suricatas.
 
Telefonista: ¿Un documental?
 
Robert: Sí. (Pausa). Y luego, eso me llevó a… otros videos…que no eran documentales…no es importante.
 
Telefonista: ¿Comenzó a mirar pornografía?
 
Robert: Sí.
 
Telefonista: ¿Fue desde las suricatas directo a la pornografía?
 
Robert: Eso es correcto, sí.
 
Telefonista: (Pausa). ¿Y cuánto tiempo estuvo mirando videos?
 
Robert: Eso no importa, porque hago mi propio horario…¿sabes? (Pausa). Cherise.
 
Telefonista: Entiendo. Ahora, como no hizo nada de trabajo, ¿piensa que pudo haber ejercitado hoy?
 
Robert: No recuerdo… Es posible, creo.
 
Telefonista: ¿Puede mirar alrededor de la casa y contarme si ve alguna señal de que haya ejercitado? ¿Zapatillas, shorts, alguna máquina de ejercicio? Cualquier cosa.
 
Robert: Uh… No veo nada, no lo creo. (Pausa). Espera, veo un mat de yoga.
 
Telefonista: Oh, Ok, bien.¿Es su mat de yoga?
 
Robert: No.
 
(Suena un gemido histérico)
 
Telefonista: ¿Robert? Necesito que se quede conmigo, ¿está bien? La ayuda debería llegar en breve, y voy a necesitar que los deje pasar. ¿Puede hacer eso?
 
Robert: Ok.
 
Telefonista: Mencionó una reunión antes. ¿A qué hora es su entrevista hoy, Robert?
 
Robert: 4:30.
 
Telefonista: Ok, bueno, la ayuda llegará par que tenga la plataforma lista, se duche y se vista.
 
Robert: Es solo una videoconferencia.
 
Telefonista: De todas formas. Y ellos le ayudarán a ordenar, antes de que su esposa llegue, ¿está bien, Robert?
 
Robert: Gracias.
 
Telefonista: Pero, hasta que ellos lleguen, no más comida y no más videos de suricatas, ¿Ok?
 
(Silencio)
 
Robert: Trabajo desde la casa.
 
Telefonista: Shh-shh-shh…Sé que lo hace.
 
 
*Para leer el original, hacer click aquí.

Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn