Suscríbete
Entretención

¿Quién mató al fin de semana?

Katrina Onstad tiene una idea loca: ¿por qué no tomar un par de días cada semana y relajarse? No los llene de compras frenéticas, juegos desesperados o correos de trabajo, y ciertamente estos dos días no serán parecidos a los otros 5.

25 Julio, 2017 Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Yo era una niña extraña, y por lo tanto mis fines de semana durante la infancia eran a menudo un poco extraños, porque nuestros fines de semana nos revelan cómo realmente somos. Me gustaba leer en lugares extraños: las escaleras de la iglesia local, o por los contenedores de basura en la calle. Una vez pasé un sábado escribiendo un musical basado en un álbum de Blondie, y un domingo reclutando a mis amigos malhumorados para que actuaran. Fui al cine y leí mis críticas escritas a mano de los Cazafantasmas y Rebeldes de Francis Ford Coppola frente a una grabadora, repartiendo clasificaciones de estrellas. Mis padres eran cariñosos y presentes, pero débilmente, hasta la cena de domingo en el comedor. Los fines de semana estaban abiertos, los pasaba divagando, y se encendían con posibilidad de hacer algo.

Cuando mi propio hijo, entonces de 12 años, comenzó a preguntar en las noches de domingo, “¿esto fue un fin de semana? ¿estás bromeando? “Yo sabía lo que quería decir. En mi familia de cuatro integrantes, los fines de semana se habían vuelto tan ocupados como los días laborables. Mi esposo y yo pasábamos llevando a los niños a sus clases de deportes y entretenimientos, limpiando y arreglando nuestra casa, haciendo el lavado, en fin, abordando todas las tareas descuidadas durante la semana de una casa. Y en el medio, estábamos programando más trabajo. Mi hijo estaba de luto, no por el final de un gran fin de semana, sino por el hecho de que esos dos días no habían parecido un fin de semana; apenas se distinguía de los cinco días anteriores.

¿Cómo llegó mi hijo a desfamiliarizarse con el concepto de fin de semana como la Condesa viuda de Grantham de la serie Downton Abbey? Es que el fin de semana fue una victoria de principios del siglo XX cuando se concretó el trabajo organizado. No es una coincidencia que con el debilitamiento de los sindicatos y la protección de los trabajadores, el fin de semana se haya desvanecido.

El número de personas que trabajan más de 48 horas a la semana aumentó un 15% entre 2010 y 2015, según el Trades Union Congress (TUC), una tendencia etiquetada como “Burnout Britain” (algo así como fatiga británica). La forma de trabajo ha cambiado también, con una de cada 10 personas con un trabajo precario (independiente y con contratos temporales). Una semana que es un mosaico de múltiples tareas hace que dos días libres suene tan raro como una gallina con dientes.

El otro culpable es el aparato que tienes en tu mano, en donde probablemente estás leyendo este artículo. La tecnología nos obliga a trabajar, y vivimos nuestros fines de semana como si estuviéramos de turno, revisando el correo electrónico y afirmando nuestra lealtad – e importancia – comprometiéndonos con el trabajo.

Luego, está nuestra propia culpa: lo hicimos. Matamos el fin de semana. Lo llenamos con actividades que nos dejan desperdiciados e insatisfechos, propensos a la tristeza de los domingos por la noche. Fines de semana que están llenos de consumo y diversión no son edificantes o rejuvenecedores, sin embargo, las compras por placer y ver la televisión son dos de los pasatiempos de fin de semana más populares. El impulso de consumir provoca la necesidad de trabajar, una trampa que la economista Juliet Schor llama el ciclo del “trabajo y gasto”. Con las tiendas abiertas los domingos, las compras se convierten en una actividad recreativa, pero no del tipo que nos hace sentir mejor. “El círculo de la soledad” es la teoría de que el materialismo hace que la gente se sienta sola, y la soledad hace que la gente tienda a comprar. Sabemos que la conexión y el contacto humano traen felicidad, no adquirir cosas materiales. Sin embargo, si el fin de semana no existe, tampoco se tiene tiempo para forjar conexiones cara a cara o participar en nuestras comunidades.

Por supuesto, compramos porque es divertido. Comprar ha demostrado liberar dopamina, la hormona del placer, un éxito de gratificación instantánea. Esto es un “ocio pasivo”, y si tenemos la suerte de tener tiempo libre en el fin de semana, porque estamos estresados ​​y con exceso de trabajo, nos inclinamos a holgazanear y tener un atracón de series o películas o un maratón de fútbol, ​​o sea descomprimirse sin sentido. Estos impulsos a veces merecen complacerse, pero las satisfacciones son a menudo muy fugaces.

El sociólogo Robert Stebbins identifica las actividades de “ocio serio” como las más satisfactorias: actividades que requieren refinamiento regular de las habilidades aprendidas. Las aficiones están disminuyendo, pero un hobby es exactamente el tipo de actividad que agrega valor al fin de semana. Los coleccionistas de estampillas y los inventores del sótano pueden ser actividades poco cool, pero saben los beneficios de estar completamente inmersos en una actividad y perder la noción del tiempo – ese estado rejuvenecedor, donde la mente crea.

Un hobby es una actividad emprendida exclusivamente por tu propio bien, pero la tecnología intenta monetizarlo. Una amiga solía hacer hermosos pendientes de vez en cuando. Casi ritualista, compraba los materiales, y cuidadosamente hacía las pequeñas joyas de colores en un espacio de trabajo tranquilo. Luego vino Etsy. Ahora hace pendientes hermosos y los vende, los envía y maneja este negocio junto con un trabajo de tiempo completo y una familia. Lo que era ocio se convirtió en trabajo. El bullicio lateral es un ladrón de fin de semana, pero en un momento de ingresos estancados, muchos deben elegir el ingreso.

A pesar de que está agotada y es un poco miserable, mi amiga es elogiada por su arduo trabajo. La mentalidad protestante tiene un firme control en la cultura: vivir para trabajar, no para vivir. Somos competitivos en cuanto a nuestra ocupación (“¡Me quedé hasta las nueve de la noche!” “¡Me quedé hasta las 10 de la noche!”) Porque nos hace parecer deseados y dignos -la oferta y la demanda-. Es difícil sacudir el valor arraigado de que el tiempo debe ser utilizado y ocupado en algo útil, por lo que tomar dos días de descanso puede parecer sospechoso o un poco como un fracaso.

Este modo más y más rápido se desliza en nuestras vidas familiares, también. Muchos padres se sienten presionados en cultivar el fin de semana perfecto como parte de un esfuerzo general para diseñar la infancia perfecta. Así que, nuestros hijos pasan sus fines de semana siendo llevados de un curso enriquecedor, a un deporte de alto nivel, a una visita programada de 90 minutos con otros niños pequeños, mientras los padres permanecen aburridos esperándolos. Tales problemas son un privilegio, por supuesto, pero puede ser difícil resistir la locura. ¿Cómo no podemos inscribir a Charlotte para mandarín cuando todo el mundo lo está haciendo? El miedo a quedarse atrás es una poderosa fuerza que trabaja contra el ocio. Pero recuperar el tiempo libre durante el fin de semana puede ser la estrategia más exitosa de todas. En el aburrimiento y la espontaneidad, nuestros hijos descubren quiénes son. El juego no estructurado aporta creatividad y alegría, mientras que los niños estruturados se convierten en jóvenes y adultos ansiosos.

Pero terminar con las clases de mandarín es solamente una pieza en el proyecto para recuperar el fin de semana; el gobierno y la industria necesitan intensificarse. Se está llevando a cabo una revisión del gobierno para hacer recomendaciones sobre los derechos de los trabajadores independientes. El año pasado, Francia aprobó la legislación del “derecho a desconectarse”, obligando a las empresas con más de 50 empleados a negociar con los empleados sobre sus derechos de apagar sus smartphones después de las horas laborales. Esto es humano e inteligente: los países con una cultura de horas más cortas son más productivos. Después de unas 40 horas, la calidad de la producción sufre, y los trabajadores son propensos a errores. Proteger el fin de semana es un buen negocio.

Desde que mi hijo se lamenta por el fin de semana, nuestra familia se ha vuelto mejor al declarar ciertos días de fin de semana como “apagados”. Si necesito trabajar, trato de poner un reloj – unas pocas horas, no más – por lo que no deriva, en consumir esos dos preciosos días. Hacemos algunas compras y limpieza en la semana, o – mejor – declaramos que un hogar perfecto es imposible y vivimos con el desorden. Tratamos de apagar los dispositivos electrónicos, y visitamos a la gente que amamos.

No siempre tenemos éxito. Todavía caigo en el agujero de Twitter, o se lleva a cabo un torneo de fútbol de uno de los niños. Proteger el fin de semana requiere vigilancia. El objetivo es que cada fin de semana incluya al menos un poco de tiempo desocupado, desprovisto de compulsión económica, para ver lo que podría suceder. En la infancia, esos fines de semana abiertos me permitieron tropezar conmigo misma. Más tarde, la niña con la grabadora se convirtió en una crítica de cine, y en una escritora. Mis fines de semana revelaron quién era yo.

* Este artículo es una traducción del escrito por Katrina Onstad en el diario británico The Guardian, bajo el título de “Who killed the weekend?”. Para leer el texto original, haga click aquí.

** Katrina Onstad es la autora del libro “The Weekend Effect: The Life-Changing Benefits of Taking Two Days Off”. US$14.99 en Amazon.

Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn