Suscríbete
Entretención

Guía para engancharte a ‘Twin Peaks’ sin haber visto la serie de los noventa

La ficción emitida por primera vez el 8 de abril de 1990 por la cadena estadounidense ABC, tuvo una pausa de 26 años. Hace un mes Netflix estrenó su tercera temporada, y esta es la guía para entender su éxito.

21 Junio, 2017 Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Después de 26 años de la emisión del último capítulo, el pueblo de Twin Peaks reabre sus puertas a los turistas. Guiados de nuevo por el inventor del mismo, David Lynch, el visitante podrá volver a degustar la deliciosa tarta de cereza del Double R, apostar a la ruleta en One Eyed Jacks y pasar la noche en el hotel Great Northern.

Si ya has visto Twin Peaks, es innecesario alentar tu emoción. Si no es el caso, por las noticias sobre la misma durante los últimos meses ya habrás adivinado que estamos ante un momento histórico: la serie fenómeno antes del fenómeno de las series. No hace falta que hayas visto los 30 capítulos de las dos primeras temporadas originales, para entrar en este mundo es más sencillo de lo que parece. Por eso, la revista española S Moda resumió lo imprescindible para que en tu primera visita a Twin Peaks no padezcas los efectos del jet lag (generacional).

Twin Peaks

¿De qué se trata?

Simplificando al máximo la trama, Twin Peaks es una serie policial y de misterio que arranca el día en el que encuentran el cadáver de la joven Laura Palmer (Sheryl Lee). El asesinato dinamita la plácida existencia de sus vecinos, destapando oscuros secretos. El agente del FBI Dale Cooper (Kyle MacLachlan) viaja hasta allí para resolver el caso junto al sheriff del pueblo Harry S. Truman (Michael Ontkean). Durante la búsqueda del asesino descubrirán que en el bosque se oculta un mal sobrenatural que toma el cuerpo de inocentes para, cual marionetas, obligarles a cometer horribles crímenes. En la última imagen del último capítulo esa entidad maligna tomaba el cuerpo –atención spoiler alert arcaico– del propio agente Cooper.

¿Dónde está Twin Peaks?

Dejemos que sea el propio agente Cooper quien lo explique como hiciera en su primera aparición en la serie: “Diane, son las 11:30 de la mañana del 28 de febrero. Estoy llegando a Twin Peaks. 8 kilómetros al sur de Canadá y 18 al oeste del Estado (de Washington, al noroeste del país). No había visto tantos árboles en toda mi vida. Como diría Fields, mejor vivir aquí que en Filadelfia. Estamos a 12 grados, el cielo esta medio encapotado. Lluvioso diría un meteorólogo. Me pasé de carretera pero consiga que me paguen la equivocación, al final y al cabo estoy trabajando”.

¿Qué es la habitación roja?

Buena pregunta. La estancia más icónica de la historia de la televisión, esa de cortinas rojas y suelo con dibujos zigzagueantes también conocida como sala de espera, es un limbo, un espacio onírico que funciona como conexión entre la logia blanca y la logia negra. Las logias representan el enfrentamiento del bien y el mal, el amor y el miedo, dos poderes antagónicos que libran su particular batalla en el pueblo de Twin Peaks (que se traduce como colinas gemelas, otra dualidad). Quizá el propio David Lynch corrija esta respuesta en esta nueva tanda de episodios.

¿Quién es Bob?

La personificación del espíritu sobrenatural del que hablamos anteriormente. Sus intenciones, a día de hoy, siguen generando debates entre la fanaticada de la serie. Bob manipula a los seres que controla, alimentándose de las violaciones y homicidios que éstos cometen durante su parásita posesión. Así lo hizo con Leland Palmer, padre de Laura y –atención spoiler alert– asesino de su propia hija. Cuando no cuenta con un cuerpo, se traslada mediante una lechuza. Según el otro padre de la serie, Mark Frost, se inspiraron en la mitología indio-americana para dar vida al personaje. Interpretado por el actor Frank Silva, éste trabajaba como diseñador de vestuario en la serie cuando David Lynch vio su reflejo en un espejo y decidió que era la persona ideal para el papel.

¿Qué capítulos debería ver de la serie original?

Como el tiempo apremia, los siguientes cuatro capítulos pueden meterte de lleno en el universo de la serie en solo una tarde. Por supuesto, el primer capítulo es esencial por la presentación de los personajes y del caso criminal. En la misma temporada, el episodio tres Zen, o la habilidad de atrapar al asesino, introduce los primeros tintes oníricos que tan fundamentales serán en el futuro de la ficción. En la segunda temporada, el capítulo siete Almas Solitarias, descubre por fin al responsable del asesinato de la joven. El último capítulo de la serie, Más allá de la vida y la muerte, contiene la famosa ocupación maligna del cuerpo del agente Cooper y la premonición en boca de Laura Palmer: “Te veré de nuevo en 25 años”. Con uno de retraso, pero aquí estamos.

¿Por qué está todo el mundo tan emocionado con su vuelta?

“Decepción entre los espectadores por el final de Twin Peaks”, así titulaba el diario español El País la noticia que recogía el tumulto originado en España por el final de la primera temporada. Para que nos entiendan los millennials: como el desenlace de Lost. La ingenuidad del espectador televisivo de aquella época, acostumbrado a culebrones y series autoconclusivas, no podía manejar el grado de complejidad que manejaba ésta. Twin Peaks, que obtuvo los mejores rankings de audiencia por aquel entonces, vio cómo miles de llamadas colapsaron su central quejándose, porque el crimen de Laura Palmer no hubiera sido resuelto y la temporada finalizase en suspenso. La obra de Lynch es una serie de culto, porque disecciona los anhelos y temores de la América olvidada mezclando varios géneros en uno (suspenso, terror, comedia romántica, ciencia-ficción), con un listado de personajes de riqueza milimétrica y una banda sonora –de Angelo Badalamenti– que se convirtió en un clásico instantáneo. Twin Peaks es un universo de autor.

* Este es un extracto del texto publicado por la revista S Moda, titulado “Guía práctica para engancharte a ‘Twin Peaks’ sin haber visto la serie de los noventa”. Para leerlo completo, haz click aquí.

Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn