Suscríbete
Estilo

Ordena tu oficina según el Feng Shui

Si quieres tener una habitación de la casa destinada como oficina, o si recién te independizaste y comenzarás a trabajar desde la casa, sigue estos pasos para que la energía esté alineada con el éxito.

4 Marzo, 2016 Comparte en:
home-office-336378_1280Pixabay
Pierina Cavalli

 
Si estás estancado financieramente, te falta creatividad o no estás tomando decisiones asertivas, el Feng Shui dice que hay que reorganizar el espacio, para mover las energías y ayudar a conciliar tus metas.

El Feng Shui tiene su origen en la China taoísta y busca ocupar el espacio conscientemente para lograr una armonía sobre las personas que ocupan el lugar. Es un arte y una filosofía que se basa principalmente en los cambios que ocurren en la naturaleza, las estaciones del año y los astros; a través de sus reglas se interpretan los flujos de energía del universo, para crear ambientes sanos y prósperos.

Tener un panorama completo de cómo favorece usar esta técnica oriental en una casa o una oficina es algo complejo, porque cada lugar tiene una orientación y características únicas, por lo que lo ideal es pedir una asesoría con algún especialista. Aquí les contamos algunos tips, para comenzar.

Ubicación

“Lo más importante es que la pieza u habitación que se ocupará como oficina esté alejada del funcionamiento de la casa. Debe tener una puerta o un biombo para separar funciones, una vez que terminó de trabajar”, dice Sylvia Galleguillos directora de la Escuela Chilena de Feng Shui.

Dónde sentarse

“En su espalda es preferible tener una pared sólida, lo que otorga seguridad y protección. Trate de tener control visual de puertas y pasillos; que el movimiento o tráfico de las personas no ocurra en su espalda”, dice Lucía Boero Consultora y Profesora Senior Practitioner del Feng Shui Research Center, Canadá (www.vientoyagua.cl)
Sylvia Galleguillos agrega que si la oficina está en la casa, este detalle no es tan preocupante, “ya que el concepto de esa ley es que no le puedes dar la espalda a los desconocidos que pasan detrás de ti. Lo que sí, hay que ocuparse de tener un respaldo detrás de la silla”.
“Evite sentarse debajo de vigas; pasar mucho tiempo bajo una viga le puede atraer falta de concentración, dolores de cabeza, cansancio”, comenta Lucía.
 

Orden

“En nuestro escritorio una pila de papeles desordenados nos conecta con la idea de ‘trabajo pendiente’ o ‘trabajo pesado y nos desmotiva. Si quiere comprobar como el desorden estanca nuestra energía, tómese un tiempo para poner en orden su lugar de trabajo y verá como se siente más ligero, con más energía y claridad mental.

También preocúpate del color de las carpetas: “Todas las carpetas de trabajo de defensa de cualquier materia deben tener colores blancos y grises, porque ayudan a tomar decisiones y dan por finalizado el tema. Los colores cafés, chocolate, miel y ámbar entregan apoyo y base de sustento. Los rojos también son buenos, porque no debilitan la defensa y la justicia”, dice Sylvia.

Las leyes de un escritorio son que “al lado derecho estén los símbolos de acción, como el mouse o el teléfono, mientras que los lápices y las carpetas del día se ubiquen en el lado izquierdo para ayudar a la reflexión”.

Amuletos

“Creo que los abogados tienen mucha energías negativas en su entorno. Por lo tanto, una balanza es su equilibrio. Tener un Qilin o un Perro de Fu es protección. Estas figuras son guardianes, y para que defiendan tienen que estar mirando hacia afuera del escritorio. También puede tener una caligrafía con el símbolo de defensa, para que dé fortalezas a tu trabajo”, dice Sylvia.

Asimismo, tiene que haber un elemento que relaje, “como un Buda meditando o la foto de su familia. Los aromas ayudan, como el de litsea citrata, palmarosa, cedro, atlas, limón, salvia, fokenia o mirra”, recomienda.

Y para decorar, tener una planta llamada Mano de Buda o un Lucky Bambú, “porque son y actúan como un arma, son crecedoras, atraen el reconocimiento y la prosperidad. Y poner 3 monedas chinas colgando para que traigan bienestar: del cielo, unidad y consenso; de la tierra, compensación; y de la humanidad, solución y armonía”.
 

Comparte en: