Suscríbete
Estilo

Estudiar o ejercer el Derecho merece un sueño reparador

No ayuda a bajar tu stress dormir poco o mal. Imponte un horario para apagar notebooks, celulares y tablets, toma siempre desayuno, y evita programarte para resolver problemas mientras duermes. Verás la diferencia.

24 Noviembre, 2016 Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Freepik
Catalina Wallace

Para algunos poner la cabeza sobre la almohada y quedarse profundamente dormidos no supone ningún problema. Pero al preguntar al azar, pareciera no ser la regla general.

Derecho está dentro de las profesiones calificadas como estresantes y los estudiantes de la carrera no se salvan. Si conciliar el sueño no es tu fuerte, tómatelo en serio y trata de seguir estos consejos, pues no basta con dormir: debes lograr un sueño reparador.

Revisamos diversas publicaciones digitales que han abordado seriamente este tema a nivel internacional y esto fue lo que encontramos.

Apaga los aparatos electrónicos

Aunque suene como una misión casi imposible, ojalá el dormitorio fuera un lugar libre de tecnología, sin celulares, tablets, notebooks ni televisores. El brillo de estas pantallas engaña al cerebro y lo hace pensar que aún es de día, haciendo que la melatonina, que ayuda a regular el sueño, sea suprimida dificultándonos aún más la conciliación del sueño. Si no puede ser una zona libre de tecnología, al menos apagar las pantallas una o dos horas antes de dormir.

No medites los problemas con la almohada

Más de alguna vez hemos escuchado “medítalo con la almohada” y aunque en el día tenemos muy pocos momentos para dedicarlos a pensar en nuestros problemas, sin duda es mejor que hacerlo en la noche, ya que el estrés y la negatividad pueden perjudicar el tener un sueño armonioso. La recomendación es dedicar esos minutos antes de dormir en meditar o simplemente agradecer los buenos momentos del día.

Evita el café

Tomar cafeína después de las 14:00 horas no es recomendable, ya que puede alterar el sueño de forma significativa. Hay personas que tienen mejor tolerancia, pero aún así se sugiere no hacerlo.

Come liviano

No es recomendable comer grandes cantidades de comida en la noche, ya que las energías del cuerpo estarán ocupadas en el sistema digestivo digiriendo los alimentos, en vez de estar recargando energías para el día siguiente.

Tips para despertar

Luz del sol: una de las herramientas más potentes para despertar el cerebro es la luz del sol. Dejar las cortinar abriertas para que el sol brille ayudará a despertarse incluso si no es madrugador.

Tomar desayuno: tomar desayuno a diario entrena al cuerpo a esperarlo cada día y lo sincroniza con las mañanas. Por eso en los aviones, comúnmente dan desayuno, ya que ayuda al pasajero a ajustarse a la nueva zona horaria.

Controlar los fines de semana: Uno de los grandes saboteadores son los fines de semana. Estar despierto hasta tarde un viernes o sábado le envía al cerebro señales de horarios completamente distintas: cuando suene la alarma a las 6:00 del día lunes, sentirás que son las 4:00. No es divertido, pero hay que apegarse lo más posible a los hábitos, incluso los días de descanso.

¿Logras un sueño reparador? Lleva un registro

Aun cuando pienses que estás durmiendo lo suficiente, te puedes sorprender cuando veas tus patrones de sueño anotados en un papel. Lo puedes hacer fácilmente:
– Anota a qué hora te quedaste dormido y a qué hora te despertaste.
– Calcula el total de horas que dormiste y anota si tomaste una siesta, si despertaste a mitad de la noche o cualquier otra anomalía.
– Describe cómo te sentiste al despertar. ¿Listo para conquistar el mundo o rogando por media hora más de sueño?
– Descarga e imprime este PDF que te ayudará a llevar un registro de tus hábitos nocturnos.

Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn