Suscríbete
Estilo

La ruptura del año también tiene a sus estrellas legales

Laura Wasser y Lance Spiegel son quienes tienen la titularidad de la representación de las partes en el divorcio de Angelina Jolie y Brad Pitt. Ambos abogados son especialistas en separaciones de grandes estrellas. En números, es ella quien gana por goleada.

27 Septiembre, 2016 Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

angelina jolie

Jimena Villegas

¿Para qué pueden servir unos párrafos sobre lo que en Hollywood llaman “gossip” dentro de un sitio tan poco “gossip” como éste? Para nada, diría el sentido común no farandulero, salvo afirmar algo que también diría el sentido común, sea o no farandulero, y es lo siguiente: en el corazón de la industria del entretenimiento más poderosa del mundo, y gracias a la pareja que hasta el 19 de septiembre formaban los actores Brad Pitt y Angelina Jolie, acaba de estallar un caso que hará chocar a otras dos estrellas, sus respectivos abogados.

Saliendo entonces del “gossip”, los datos ciertos en torno al divorcio de “Brangelina” son los siguientes: la estupenda Laura Wasser (48) fue formada en la Loyola Law School y en Berkeley y se hará cargo de dar la pelea -y no por primera vez- en favor de la señora Jolie-Pitt. Ya antes la representó para el divorcio de su segundo marido, el también actor Billy Bob Thorton.

Lance Spiegel tiene 71 años, los ojos de color azul profundo y es el abogado de Brad Pitt. Se educó en la University of Southern California y, según afirma un CV publicado por el sitio especializado martindale.com, su área básica de trabajo es el derecho de familia.

Ambos, dicen la prensa rosa y la prensa no rosa anglosajona, son célebres integrantes del cielo legal en el estado federado más poblado de Estados Unidos y cuya capital está en Sacramento. Sus nombres son ampliamente conocidos en un mundo que gira alrededor de los grandes estudios de cine y donde la gente circula por calles que pueden llamarse Rodeo Drive; vive en ciudades que llevan por nombre Beverly Hills, y toman cocteles en lugares como el célebre Chateau Marmont, en el 8221 de Sunset Boulevard.

Lance Spiegel trabaja en la firma Young, Spielgel & Lee Attorneys At Law, en el 301 de North Canon Drive. Su página web consigna que se trata de un estudio que ha “guiado” a sus clientes a través de los complicados vericuetos del “derecho de familia desde hace más de tres décadas”. En sus áreas de trabajo están el divorcio, la manutención de los hijos, las parejas de hecho, y otros aspectos que “pueden ser complejos y confusos y sin el consejo de un abogado calificado”.

Ysfamilylaw.com, la web de la firma, explica que Spiegel ha sido panelista y expositor “en numerosos programas profesionales avanzados”. También que “ha sido distinguido a nivel nacional” por la revista Worth en el top100 de la lista de abogados en 2007 y 2008. Y que ha “representado a atletas profesionales destacados y miembros de la industria del entretenimiento”.

El sensacionalista británico The Sun cita entre los clientes de Spiegel a la actriz Heather Locklear, estrella de la serie “Melrose Place” aficionada a casarse (y divorciarse) con rockeros: sus dos ex maridos son el baterista Tommy Lee y el guitarrista Richie Sambora. Eva Longoria, Charlie Sheen y el difunto Michael Jackson también pasaron por la asesoría profesional del abogado que hoy representa a William Bradley Pitt, nombre que consigna el escrito de 11 páginas presentado el 19 de septiembre por la señora Wasser, en la Corte Superior de California, ubicada en el condado de Los Angeles.

La abogada de Angelina Jolie

Es ella, Laura Wasser, sin embargo, quien se lleva los laureles por su trato profesional con lo más granado de las estirpes hollywoodenses. Bautizada por los medios de su país como “the disso queen” o “la reina de las disoluciones”, se ganó este fin de semana un extenso perfil en la edición dominical del muy serio The New York Times.

Según el periódico neoyorkino, Wasser es –como su padre, el abogado Dennis Wasser– una surfista de fines de semana quien, a diferencia de su padre, viste altísimos tacones aguja de lunes a viernes. Se graduó de la secundaria en la Beverly Hills High School en 1986; cobra US$850 por hora; ofrece sus servicios pro bono en el Centro Buhai Harriet de Derecho de Familia; tiene su centro de operaciones en el bufete Wasser, Cooperman & Mandles; trabaja rápida y silenciosamente, y mantiene casi nulo contacto extra profesional con sus clientes porque sus amigos están en otra parte.

Su primer cliente famoso fue el extraordinario músico no vidente Stevie Wonder, a quien atendió en 2001. Desde entonces ha sumado a una serie de luminarias en su lista: Johnny Depp, en su ruptura con la actriz Amber Heard; Jennifer Garner; la cantante Gwen Stefani; la integrante del clan Kennedy Maria Shriver, que dejó al actor y ex
gobernador Arnold Schwarzenegger en 2011, después de que admitió haber tenido una aventura y un hijo con una empleada de la casa; la modelo Heidi Klum; Kim Kardashian; Ryan Reynolds; la ex chicas Disney Christina Aguilera y Britney Spears; Hilary Duff, y el actor francés Olivier Martínez, que en 2015 se divorció de Halle Berry.

Según el NYT, una de las claves de Wasser, puesto que conoce bien al medio, es tratar de llegar a acuerdos antes de ir a juicio. Por lo mismo suele aconsejar a sus afamados clientes mantener sus procesos bajo siete llaves. “Es muy directa. Sabe lo que quiere y lo persigue”, dice a ese diario Sayre Victoria Ziskin, una diseñadora de interiores que decoró la casa y la oficina de la abogada, quien es madre de dos hijos de padres distintos y hoy está separada.

El documento legal presentado por la abogada Wasser a la justicia de California consigna que Angelina Jolie-Pitt quiere que sus seis hijos se queden con ella, aunque la custodia legal sea compartida. Su petición de divorcio de Brad Pitt, con quien se casó el 14 de agosto de 2014, es por “diferencias irreconciliables”. Por ahora el caso está en desarrollo y es quizá la mayor noticia farandulera del año, con su tercera e impensada figura involucrada: Jennifer Aniston.

La ex esposa del señor Pitt, integrante del clan que se creó en torno a la afamada serie de televisión de los años 90 “Friends”, vivió la semana pasada la solidaridad universal a través de la red social Twitter. Abandonada en 2005 por él, a causa de su fulminante amor por Angelina Jolie, fue transformada de inmediato y 11 años después en trending topic.

Millones de seguidores celebraron por ella la dulce venganza del karma cumplido: el que a hierro mata, a hierro muere. Pero eso sí que es “gossip” y ciertamente el “gossip” no tiene espacio en un lugar tan poco “gossip” como éste.

Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn