Suscríbete
Estilo

12 libros no jurídicos que deberías leer

No solamente leyes y artículos deben alimentar el cerebro de un abogado, sino que también lecturas más blandas. Acá te damos una lista para elegir.

31 Marzo, 2016 Comparte en:

 
Buscamos entre varios sitios recomendaciones de abogados sobre libros no jurídicos. Primero fueron los blogs como Tareas Jurídicas, Valladolid en su tinta, Jo Para Blog, y después le preguntamos a abogados asiduos a las lecturas. Entre libros de sicología, ensayos y novelas, esta es nuestra lista:

1. Piensa como un Freak, de Steven D. Levitt y Stephen J. Dubner

Con el sello inconfundible de narración cautivadora y análisis no convencional, nos llevan al interior de su proceso reflexivo y nos enseñan a pensar de manera un poco más productiva, más creativa, más racional, es decir, a pensar como un freak. Alguno de los consejos para pensar como un freak son: Deja de lado tu brújula moral, porque es difícil ver un problema con claridad si ya has decidido qué hacer con él. Y piensa como un niño, porque se te ocurrirán mejores ideas y plantearás mejores preguntas.

2. El arte de la Guerra, de Sun Tzu

Para ganar una guerra, un juicio o un nuevo trato con un cliente; hay ciertos principios milenarios que debes conocer, no todo es casualidad, hay más casualidad por detrás de todo.

3. Esencialismo, de Greg McKeown

¿Eres de los que piensan que todo es “prioridad” para el día de hoy? Hacer 5 demandas, 3 alegatos, cumplimientos de requerimientos … respira … aprende que es lo esencial.

4. El arte de no amargarse la vida, de Rafael Santandre

Algunos dicen que lo difícil del derecho no es en sí la carrera porque la práctica hace al maestro, sino más bien lo difícil es soportar diferentes tipos de personas en los Juzgados, Tribunales, Clientes y Secretarías Públicas; son tantos tipos de humor distintos que te pueden volver loco. Sin embargo, este libro es perfecto para ti pues te muestra algunos trucos psicológicos que puedes llevar a cabo y vivir una vida profesional más relajada y sin estrés.

5. Ensayo sobre la ceguera, de José Saramago

¿Qué pasaría en un mundo sin leyes, jueces y abogados? Un pueblo es azotado por una terrible epidemia que convierte a las personas en ciegas. Existe una consigna, todo ciudadano que presente esta enfermedad deberá ser puesto en cuarentena y abandonado a su suerte. Todos los enfermos comienzan a luchar desesperados por conseguir comida y agua como puedan y luchan entre ellos. Este ensayo nos muestra que la Ley del más fuerte siempre reinará en una sociedad sin normas.

6. El Proceso de Cristo, de Ignacio Burgoa Orihuela

Todos sabemos que Jesús murió en la cruz, pero, ¿fue legal el juicio que impusieron en su contra? Ignacio Burgoa, uno de los abogados y estudiosos del derecho más importantes de México, “regresa en el tiempo” y se convierte en el mismísimo abogado de Jesucristo, retoma el derecho romano y el derecho hebreo y nos transmite lo que para él fueron las violaciones que se cometieron durante el proceso. Cabe señalar que el mismo Burgoa describe a su obra como una investigación jurídica y no religiosa.

7. A sangre Fría, de Truman Capote

Es una novela periodística basada en hechos reales. El 15 de noviembre de 1959, los 4 miembros de la familia Clutter, fueron brutalmente asesinados en Holcomb, Kansas. El asesinato no tiene una lógica, ¿por qué cometer un asesinato a una familia de buenos principios que se dedicaba a la agricultura? Truman Capote, se dio a la tarea de retratar con su pluma la vida de un pueblo que quedó trastornado con estos acontecimientos, al grado que todos se preguntaban ¿quién será el próximo? La intención del autor no fue mostrar la psicopatología de los asesinos, sino más bien, que el lector pudiera sentir empatía con ellos.

8. Sherlock Holmes, Sir Arthur Conan Doyle

Las aventuras de este detective hay que leerlas porque la trama es una seguidilla de estrategias y Sherlock Holmes usa un raciocinio interesante de investigación digno de seguir.

9. Matar a un ruiseñor, de Harper Lee

Es una novela gótica sureña basada en hechos reales. La historia está inspirada en sucesos ocurridos en el año de 1936 en el pueblo ficticio de Maycomb, Alabama. La narradora de la novela es Scout Finch, una pequeña niña de seis años de edad que describe como su padre Atticus Finch, decide defender ante los Tribunales Americanos a un hombre negro acusado de violar a una mujer blanca. Lee describe con tanta astucia los prejuicios raciales y un sistema judicial con ningún tipo de derecho para la población de color, que le hizo merecedora de un premio Pulitzer. Matar un ruiseñor, se convirtió en un clásico de la literatura moderna norteamericana al grado que varios abogados del Southern Poverty Law Center y de la Corte Norteamericana, consideran a personaje Atticus Finch, un héroe popular en los círculos legales como si fuera una persona real.

10. Anatomía de un asesinato, Robert Traver

¿Estarías dispuesto a asesinar al hombre que violó a tu esposa?, ¿Estarías dispuesto a ser declarado como un enfermo mental con tal de no ir a la cárcel? Paul Biegler es un abogado retirado que disfruta su tiempo en la pesca y tocar el piano, sin embargo, deberá poner en práctica su experiencia como abogado criminalista con tal de no perder el caso que dará un giro a su vida profesional.

11. Crímenes, de Ferdinand von Schirach

Se trata de un conjunto de once relatos criminales basados en casos reales vividos por un abogado penalista, que profundizan en la naturaleza más salvaje y misteriosa del ser humano. Es altamente recomendable por recoger historias sobrecogedoras, terriblemente macabras y trasladárselas al lector con un estilo pulido y elegante que bucea en las verdaderas razones por las cuales una persona se puede ver impulsada a cometer crímenes atroces. Quizás una de las razones sea el morbo de saber que, en todas ellas, después de todo, subyacen hechos reales (en mayor o menor medida) detrás de los personajes y sus elaborados circuitos psicológicos.

12. La Trampa, de John Grisham

En Clanton, un pueblo de Misisipi, dos blancos borrachos asesinan cruelmente a una niña negra. El pueblo, de mayoría blanca, queda conmocionado por el crimen, hasta que el padre de la víctima, ciego de ira, se toma la justicia por su mano. Durante diez días el país entero contiene la respiración a la espera del veredicto. ¿Logrará el joven abogado defensor salvar la vida de su cliente y la suya propia? En esta febril novela judicial, Grisham sondea las profundidades de la violencia racial y pone en relieve las incertidumbres de la justicia en un pequeño pueblo del sur de Estados Unidos.
 


 

Comparte en: