Suscríbete

Jurimetría: desde la predictibilidad de las sentencias a la viabilidad de proyectos de ley

Javiera Bianchi

El término jurimetría nació en 1949, cuando el abogado Lee Loevinger lo presentó como el uso de computadores en el Derecho y, específicamente, referido a la experiencia de su aplicación en el estudio de la legislación de libre competencia de Estados Unidos.

jurimetríaPixabay

Desde ese entonces la informática habría comenzado a estar también al servicio del Derecho, sobre todo en el Common Law. Como explica un video de la multinacional Wolters Kluwer, la jurimetría “es la herramienta de analítica jurisprudencial más innovadora del mercado, que permite definir la estrategia procesal idónea para el éxito del caso, a través de indicadores gráficos interactivos, basados en el análisis cognitivo de millones de decisiones judiciales”.

Hasta hoy se ha utilizado el sistema anglosajón principalmente para poder prever lo que decidirán en el futuro los tribunales de justicia. En un paper publicado por Rodrigo Javier Moya, este abogado de la Universidad de Chile explica que estas máquinas memorizan un número relevante de sentencias sobre una materia específica para saber cómo han decido los jueces en el pasado, y así poder predecir si un juez atenderá las mismas razones frente a un caso a resolver.

El gerente general de Legal Markets and Innovation de Wolters Kluwer Legal & Regulatory para Estados Unidos, Dean Sonderegger, publicó un artículo en el medio especializado Above The Law, en el que hace referencia a las “importantes inversiones” que están realizando distintos proveedores de tecnología en el desarrollo de análisis predictivos para respaldar el trabajo de los abogados en litigios, analizando la jurisprudencia pasada e invocando la probabilidad de éxito para diferentes estrategias.

En el fondo esta herramienta es un auxilio para los abogados, facilitando y potenciando el desempeño de los mismos. Intenta de alguna u otra manera realizar un análisis cuantitativo de la actividad judicial.

Jurimetría en el Congreso

En su artículo, Sonderegger plantea que este sistema también puede ayudar a predecir la cantidad de leyes que el Congreso aprobará (o no).

Según la publicación, entre 2001 y 2015 se presentaron casi 70.000 proyectos de ley en el Congreso de Estados Unidos, pero sólo se promulgaron 2.513, es decir, menos del 4% de las iniciativas ingresadas. En ese escenario, la interrogante es cuál sería la forma de responderle a un cliente cuando formula preguntas como: “¿Cuál es la probabilidad de que esto pase?” y “¿Cómo me afecta?”.

Para responderlas se debería recopilar una cantidad considerable de información. Habría que buscar datos contextuales como ¿quiénes ingresaron el proyecto? ¿pertenecen a un partido que tenga mayoría en el Congreso? ¿cuenta la propuesta con el apoyo del partido?, entre otros.

Pero —continúa el gerente de Wolters Kluwer—, desafortunadamente, el contexto no es suficiente. “Para evaluar con precisión la probabilidad de aprobación, también se debe mirar el texto en sí. Hay ciertos lenguajes que están altamente correlacionados con la probabilidad (o la falta de) de aprobación. También existen desafíos adicionales como los cambios continuos al texto como parte del proceso legislativo y el hecho de que estos proyectos de ley no son documentos cortos (hay algunos con más de 900 páginas, por lo que no es fácil de leer en versiones sucesivas)”, analiza.

El seguimiento de estos factores, la creación y actualización de predicciones es un trabajo que requiere de mucho tiempo y de un conocimiento muy específico. “Las grandes firmas de abogados emplean equipos de profesionales en grupos de políticas públicas que informan los esfuerzos de lobby en nombre de los clientes y que también mantienen a sus abogados al tanto. Sin embargo, incluso esos grupos tienden a centrarse específicamente en cuestiones clave, ya que la tarea de rastrear y predecir exhaustivamente toda la legislación puede ser desalentadora”, añade Sonderegger.

También agrega cifras: la inteligencia artificial habría demostrado una precisión del 99% al predecir cuándo un proyecto de ley pasará a la primera cámara (es decir, Cámara o el Senado) y un 98% de precisión en saber cuándo se promulgará una ley.

Si bien algunos podrían pensar que esta herramienta eventualmente llegará a remplazar la función de un juez, en realidad sólo sería viable “en casos de experiencias jurídicas estandarizadas y formalizables con variables predeterminadas cerradas” y, en ese caso, sólo se podría planear como una solución operativa, escribió el abogado Rodrigo Javier Moya en “Jurimetría, una breve aproximación”. Otro que reflexionó tempranamente sobre el tema (1996) es Antonio Enrique Perez-Luño, quien —en su Manual de Informática y Derecho— dijo que las máquinas aún no podían comprender “las circunstancias que concurren en las conductas humanas”.

“Las investigaciones que se desarrollaron en el campo de la Jurimetría se presentan no sólo como una interesante visión cuantitativa del fenómeno judicial, sino que reflejan una posibilidad cierta de analizar los distintos fenómenos sociales, económicos, políticos y culturales desde un enfoque jurídico y contribuir de esta forma a una administración de justicia más equitativa, transparente y eficiente”, resume Moya.

 

También te puede interesar:
Estudio CEJA: Colombia y Chile tienen mejores servicios judiciales en línea
Qué significa la inteligencia artificial aplicada a casos judiciales. Estudio de Eduardo Riveros Quiroz
Inteligencia Artificial: lo que ofrece a los juristas (y lo que requiere de ellos). María Jesús González-Espejo

Alan Higgins: “Si tratas de traducir a un idioma que no sea el tuyo, corres un gran riesgo de hacerte una mala reputación”

traducciónAlan Higgins

Alan Higgins es estadounidense y hace 9 años vive en Chile. Hoy es uno de los traductores legales más cotizados en el país, pero antes de llegar a Sudamérica se desempañaba en un rubro totalmente distinto: cortaba ramas de árboles. Dice que al llegar a Chile se dio cuenta de que su antiguo trabajo nunca le iba a traer las mismas ganancias que en Estados Unidos, por lo que tuvo que cambiar drásticamente de especialidad.

Como ya estaba familiarizado con el nuevo idioma y tenía que ganar dinero para subsistir, comenzó a incursionar en la traducción del español al inglés. Así llegó a Baker McKenzie y desde entonces, dice, ha traducido 14.000 palabras o más por semana durante los últimos 7 años. Entre sus clientes hay firmas como Phillipi Prietocarrizosa Ferrero DU & Uría, Carey, Barros y Errázuriz, y Deloitte.

— Los términos y expresiones legales suelen ser muy técnicas: ¿cómo aprendiste a hablar y administrar la jerga aun cuando no estudiaste leyes o algo relacionado?

“Creo que son muchas las cualidades que separan a un traductor exitoso y efectivo de uno promedio o incluso insuficiente. Las expresiones legales se pueden aprender a través de la capacitación formal o un cierto nivel de práctica y experiencia. Y, con el tiempo, puede convertirse en una segunda naturaleza. Además, internet es una fuente ilimitada de información para el traductor que sabe cómo encontrarla. La capacidad de investigar términos con éxito es posiblemente la habilidad más importante que puede tener un traductor, sin importar qué tan bien hable inglés. Hay términos que son extremadamente difíciles de encontrar, como los equipos de minería y sus partes o los términos farmacéuticos. Ahí es donde entran en juego la intuición y la creatividad”.

— ¿Cómo ha visto evolucionar el mercado en estos últimos 9 años?

“En mi opinión, hay, y sigue habiendo, un problema de oferta y demanda. Existe una gran oferta de traductores chilenos con estudios universitarios que intentan hacer carrera en el rubro, pero el ámbito de trabajo es limitado. Y en el caso de la traducción legal, el mercado tiene aun más barreras de entrada si se trata de traductores chilenos, especialmente cuando se trata de traducciones del español al inglés. De hecho, un gran porcentaje de mis nuevos clientes se deben a trabajos mal ejecutadas previamente”.

— ¿Qué cambios ha visto en la forma en que los abogados chilenos hablan y manejan el inglés?

“Actualmente se le da mucha importancia a tener el inglés como segunda lengua en este país, sobre todo entre los abogados. Me sorprende ver que casi todos con los que he hablado tienen algo más que un conocimiento superficial. También he notado una cantidad cada vez mayor de abogados que están interesados ​​en tomar clases de inglés con un enfoque en sus áreas de práctica. Los abogados hoy buscan fluidez y creo que han alcanzado su punto máximo en los últimos 2 o 3 años”.

— ¿Qué temas son los que los abogados requieren más?

“Minería, energía y construcción son los tipos de industria más solicitadas por los grandes bufetes de abogados en Chile, ya que la exploración y explotación de los recursos minerales es el sector económico más grande del país.
Por área de práctica, diría que bienes raíces, resolución de controversias, medio ambiente y empleo y, después de eso, libre competencia, fusiones y adquisiciones, reestructuración, insolvencia e impuestos.
Por otro lado, los tipos de documentos más solicitados son contratos de arriendo, contratos de construcción, contratos de prestación de servicios, acuerdos de compra/venta, reclamaciones y reconvenciones, actas de reuniones del consejo, declaraciones de impacto ambiental y resoluciones de calificación ambiental, modificaciones de empresas y contratos, y estados de situación financiera e informes anuales”.

— ¿Alguna sugerencia para los futuros traductores legales?

#1: Recomiendo encarecidamente que los interpretes traduzcan a su propia lengua materna. Si tratas de traducir a un idioma que no sea el tuyo, corres un gran riesgo de hacerte una mala reputación en el negocio rápidamente, ya que es muy difícil ejecutar documentos legales técnicos perfectamente y como ya sabemos, la palabra viaja rápido.

#2: Hay que ser extremadamente detallista y si no, elegir otro oficio. No hay una manera bonita de decir esto: si no eres este tipo de persona no sobrevivirás un día en este negocio. En documentos legales cada detalle importa: ortografía, puntuación, estructura, contexto y terminología. Si cometes errores, serás reemplazado rápidamente sin disculpas.

#3: La rapidez es clave: por regla general cada traducción es urgente a los ojos del abogado. Es mejor no hacer promesas que no sabes si podrás cumplir y en lo posible entregar antes de plazo. Mi objetivo es hacer las traducciones lo más rápido que pueda para estar inmediatamente disponible para la siguiente. A los abogados no les gusta esperar.

#4: Uno tiene que amar lo que hace. En agosto de 2016 recibí una contestación de 240.000 palabras para traducir y tenía un plazo de sólo 30 días. Tuve que trabajar de 16 a 18 horas diarias para lograrlo. No pude tomar descansos, pasar tiempo con mi familia ni tomar un día libre durante un mes entero. La recompensa fue fantástica, pero el sacrificio fue severo. En otra ocasión tuve que hacer una traducción que me tuvo encerrado durante las vacaciones de Navidad. Hay que tenerlo claro si quieres seguir esta carrera, porque la dedicación, las largas horas y el sacrificio son necesarios para convertirte en un traductor de primera línea.

 
*Alan Higgins es traductor legal y ha trabajado en derecho corporativo, laboral, tributario, seguros, financiamiento, economía, farmacéutica, mercado de capitales, libre competencia, fusiones y adquisiciones, inmobiliario, medioambiente, aguas, minería, energía y telecomunicaciones.

 

También te puede interesar:
Traductores jurídicos en Argentina comparten formación profesional con los abogados
El debido formato cuando redactas un Memorándum para Estados Unidos
Consejos para tener una puntuación perfecta en tus documentos legales en inglés

No sabemos lo que no sabemos, el efecto Dunning-Kruger

Javiera Bianchi

¿Alguna vez has oído hablar del efecto Dunning-Kruger? pregunta Jill Switzer en Abovethelaw.com, en una columna titulada “Por qué algunos abogados deben admitir que son incompetentes”.

La autora (oldladylawyer@gmail.com), miembro activo del Colegio de Abogados de California por más de 40 años, dice reconocer que ella no había oído nada al respecto —y que no tiene problemas en asumirlo—, a diferencia de personas que piensan que lo saben todo “y al abrir la boca se hace notorio que no es así”, lo que ocurriría con alta frecuencia en los abogados.

El efecto Dunning-Kruger postula que cuando las personas piensan que son altamente competentes, son todo lo contrario. En otras palabras, la gente no tiene idea de su propia incompetencia y esto se debería a una forma de sesgo cognitivo.

Dice que esto sucede porque a los abogados no les dicen cuando tienen un rendimiento inferior a lo esperable. La retroalimentación es esencial para una evaluación precisa de las habilidades o la falta de ellas y las evaluaciones anuales de desempeño no son suficientes.

Parafraseando a Confucio, Switzer dice que la tarea difícil es saber lo que no sabemos.

El comentario 8 al modelo ABA de la regla 1.1 discute la necesidad de que los abogados “… estén al tanto de los cambios en la ley y su práctica, incluidos los beneficios y riesgos asociados con la tecnología pertinente”. ¿Está en juego el efecto Dunning-Kruger en lo referido a las competencias de los abogados en el uso de la tecnología? La autora de la columna explica lo fundamental que es para los profesionales conocer y entender la tecnología, especialmente en litigios, y que muchas firmas están muy por debajo de la curva en este ítem. “¿Saben lo suficiente como para saber que no saben lo suficiente?”, pregunta.

“No sabemos lo que no sabemos […] y como no lo sabemos, no sabemos cómo corregir nuestra ignorancia a menos que alguien nos lo indique”, dice. Pero, aparentemente ahí estaría el problema: pocas personas responden bien a las críticas. Explica que cuando la actitud defensiva aparece, las personas se vuelven más atrincherados en la ignorancia, por lo que ni siquiera pueden reconocer los límites de su propio conocimiento.

El efecto Dunning-Kruger no se trata de inteligencia, sino de cómo los abogados no entienden los límites de lo que saben. Por mucho que un abogado esté muy seguro de predecir una victoria en juicio, la verdad es que las pruebas o la constatación de hechos se la podrían arrebatar, explica.

Según la abogada, todos piensan que son más inteligentes y hábiles de lo que realmente son: la ignorancia genera confianza. Y esa confianza, que puede provenir de errores en la información, llevaría a caer en negligencias.

Bryan Garner, abogado que también ha analizado el efecto Dunning-Kruger, dice que al observar el fenómeno en la escritura legal, éste se presenta mucho más entre los profesionales nuevos que en los experimentados.

Por su parte, Switzer opina que la subsistencia de un abogado depende de su experiencia en un campo u otro, por lo que le produce desconcierto los abogados que dicen que pueden hacerlo todo y actúan como si fueran “maestros del universo legal”.

“No somos tan listos como creemos que somos, no podemos predecir con éxito cómo se desarrollará nuestro caso, y así sucesivamente. No somos todo lo que creemos que somos, y tal vez asumirlo sería bueno tanto para la profesión como para nosotros mismos”, finaliza.

El efecto Dunning-Kruger

Los psicólogos David Dunning y Justin Kruger comenzaron a analizar, a partir de un robo fallido a un banco, cómo la falta de conocimiento sobre un tema específico lleva al individuo a sobreestimar su conocimiento sobre el mismo.

Se realizaron cuatro estudios distintos con estudiantes de psicología de la Universidad de Cornell. Se le preguntaba a cada estudiante cómo estimaba su competencia en los temas de humor, gramática y razonamiento lógico. Luego, se les sometía a un test para poner a prueba su competencia real. Así pudieron comparar los resultados de las dos pruebas para ver si había algún tipo de correlación. Y, efectivamente, la había.

Los investigadores se dieron cuenta de que mientras más incompetente era la persona estudiada, menos notaba su incompetencia, y que mientras más competente era, más subvaloraba su competencia.

El fenómeno sucedería porque las personas que no están capacitadas sufren una doble carga: no solo llegan a conclusiones erróneas y hacen desafortunadas elecciones, sino que su incompetencia les roba la capacidad metacognitiva de darse cuenta de ello.

Finalmente, Dunning y Kruger publicaron en 1999 sus conclusiones en el paper “Unskilled and Unaware of It: How Difficulties in Recognizing One’s Own Incompetence Lead to Inflated Self-Assessments”.

Revisa este video explicativo:

Las “3 Es” de la diferenciación: especialización, eficiencia y experiencia

S.Martin / J.Bianchi

Marisa Méndez y Carolina Sumar se especializan en consultorías internacionales de gestión de firmas de abogados.

diferenciaciónMarisa Méndez y Carolina Sumar

Durante el último tiempo han ayudado a los estudios de abogados a crear una marca, a posicionarse y definirse. Esta consultoría estratégica implica analizar a una firma en sus dimensiones interna y externa, pasada, presente y futura para ofrecer una estrategia de servicios, de diferenciación, de segmentación y de posicionamiento que permita clarificar un camino competitivo y rentable a medio y largo plazo.

Es un trabajo que plasman no solo en un plan estratégico, sino también en un plan operativo que incluye sesiones de trabajo con los socios y con sus clientes.

Se habla mucho de la diferenciación en ambientes competitivos ¿podrían aterrizarlo a ejemplos concretos?

“Las opciones de diferenciación son muy diversas y, antes de poner ejemplos, hay que enfatizar que deben ser diferencias reales, existentes, que puedan perdurar y que aporten valor al cliente. Así, podemos descartar utilizar como diferencia un accolade de un directorio o un fichaje estrella que pueden tener caducidad, o hablar del tiempo que lleva la oficina abierta que, si no va acompañado de algo más, no aporta valor en sí mismo.
Los ejemplos de la pregunta responden a una diferenciación de especialización en un sector o de servicio. La especialización es una de las “3 Es” clásicas de diferenciación, junto a la eficiencia y la experiencia; pero hay muchísimos ejemplos más como la conveniencia o proximidad, el conocimiento local, la coordinación interna, el Project Management, el empleo de TechLaw, la reputación o las relaciones personales”.

— ¿Qué herramientas sirven para diferenciarse?

“La diferencia se debe plasmar en todos los elementos de contacto con el mercado, los profesionales y, en definitiva, con los clientes. Es decir, tiene que estar presente y ser coherente a todos los niveles, desde las oficinas, la web, los honorarios, los colaboradores internos y externos, los medios de promoción, los servicios que se prestan.
Por ejemplo, si nuestra firma se especializa en derecho tecnológico, nuestros profesionales deben sentirse cómodos hablando de IA, Blockchain o AR y las oficinas tienen que transmitir esa especialización y no trasladarnos a un entorno incoherente. Es clave la coherencia y, por supuesto, la imaginación para poder trasladar el mensaje. Por ejemplo, si somos una nueva firma especializada en derecho de la robótica no sería descabellado que un robot social atendiera en recepción”.

— ¿Cuál es el real poder de una marca, un logo, una frase… para diferenciarse?

“¡El real poder es el posicionamiento! Y cuando está bien logrado llegas a ocupar un lugar privilegiado en la mente de tus clientes de forma que al leer o escuchar tu marca se generarán las emociones y los pensamientos con los que queremos nos vinculen”.

— ¿Cuál es el poder de un buen sitio web? Basta darse un paseo por Google para ver sitios web de despachos importantes, de gran facturación, que tienen sitios web obsoletos, tanto en plataforma tecnológica como en gráfica ¿importa realmente?

“El sitio web tiene que ser coherente con la personalidad de la firma. La importancia no va en lo obsoleto o moderno que se vea. Lo importante es que, al entrar en él, el diseño y el contenido ya nos identifique. La web es una herramienta más del marketing y de cómo comunicar tu estrategia. Es muy incoherente tener un sitio web súper moderno si tu firma y tus profesionales no son así. Es el fallo de muchas firmas, porque tienen unas webs atómicas y lo único que han hecho es confundir a los clientes y creen que así hacen marketing”.

— Internacionalización: ¿cuándo pueden saber los socios que ha llegado el momento de salir del país o de dejar entrar a un estudio extranjero a la firma?

“Depende de las áreas de práctica y de los clientes de cada firma. Por ello, hay que vigilar la cartera de clientes, sectores, procedencia, donde está la matriz, entre otros.
Si el mercado al cual nos dirigimos cambia y no te adaptas, te quedas fuera. Va a depender de tu estrategia de clientes y servicios y de los cambios que existan en el macro entorno.
Por ejemplo, si asesoramos clientes del sector pesquero y el 30% está en manos de firmas extranjeras y la toma de decisiones se traslada a Nueva York, necesitamos tener una asociación con alguna firma allá para llegar al cliente”.

— Cuando aterriza un despacho internacional, los voceros suelen ser súper delicados con la terminología: fusión, compra, integración operativa, alianza… ¿cuáles son los modelos usuales en que esta nueva estructura se concreta?

“Lo primero que hay que tener claro es que los estudios también son clientes de las firmas. Unos estudios contratan a otros. Por ello, los acuerdos y su comunicación se hacen con delicadeza ya que, al cerrar un acuerdo de colaboración con una firma extranjera o local, puedes cerrar o entornar la puerta a las referencias que llegan de otros estudios. Además, las modalidades son muy variadas e incluso cuando utilizan la misma terminología, la realidad es que los acuerdos pueden ser muy distintos”.

— ¿De qué depende la figura a elegir? ¿conocen casos en que la gradualidad no haya seguido adelante y la “fusión” no siga adelante

“Depende, principalmente, de dos elementos: las experiencias previas, positivas o negativas de las firmas involucradas, y de la estrategia de las mismas. Según nuestros datos, más del 30% de las “fusiones” que ocurren entre firmas de abogados no se consolidan. Están juntos 2 o 3 años y se dan cuenta de que sí pueden seguir colaborando, pero no a través de una fusión o integración. ¿Las razones? Son muchas: económicas, culturales, operativas, incluso emocionales y vitales. No podemos olvidar que hablamos de servicios profesionales, donde los socios son propietarios, gestores y trabajadores muchas veces”.

 
* Marisa Méndez (mmendez@marisamendez.com) es abogada y coach española y junto a Carolina Sumar (carolina@csas.cl), periodista e ingeniero comercial chilena, se especializan en consultorías internacionales de gestión de firmas de abogados.

 
También te puede interesar:
Resultados de la segunda encuesta sobre Mercado Legal Latam
Es el momento de romper reglas
Estrategia de marketing… ¡qué es eso!

Estudiantes de escuelas elite de Derecho se enfrentan a las Biglaw

BiglawPixabay

En marzo de este año Abovethelaw.com publicó que la firma Munger Tolles & Olson, estaba intentando conseguir que los pasantes que contrataban por el verano firmaran acuerdos obligatorios de arbitraje. La oficina les habría exigido someter al conocimiento de un árbitro todos los reclamos relacionados con el empleo, incluyendo reclamos de acoso sexual. Muchos se indignaron.

De acuerdo a la publicación, cuando el estudio se vio enfrentado a las críticas, retrocedió rápidamente y se retiraron los compromisos arbitrales no solo para los pasantes de verano, sino para todos sus empleados.

La duda que surgió fue cuántas serían las firmas que habrían intentado obligar a los estudiantes a someter a arbitraje sus reclamos de acoso sexual. Varias ya han eliminado tales cláusulas de sus contratos, pero serían innumerables las han permitido que acuerdos similares se mantengan ocultos.

Gracias a la defensa estudiantil y una alianza entre las principales facultades de Derecho de Estados Unidos, dicha práctica ha entrado a la era de la campaña que incentiva a denunciar la agresión y el acoso sexual #MeToo.

En mayo, la Facultad de Derecho de Yale, en representación de las “top 14”, envió una encuesta a todas las Biglaw que contratan a estudiantes de sus campus, solicitando que transparenten si exigen como requisito obligatorio la firma de estos documentos o bien acuerdos de confidencialidad relacionados con mala conducta en el lugar de trabajo. También les pidieron que entregaran información sobre sus políticas para responder ante estos casos.

Los resultados de esta investigación estarán disponibles el 8 de junio para los estudiantes en todas las escuelas de Derecho participantes para que puedan decidir dónde les gustaría entrevistar y dónde les gustaría comenzar sus carreras.

En el artículo de Abovethelaw.com, una estudiante de Harvard explica que si bien no saben cuáles serán los próximos pasos que tomarán los estudios jurídicos, pretenden lograr que todas las firmas que reclutan a estudiantes en la universidad eliminen por completo de sus contratos el sistema de arbitraje obligatorio.

“Disponer de la información y no cambiar las políticas de reclutamiento pone la carga sobre las mujeres y otros grupos marginados, los que se ven forzados a elegir entre (1) optar por oportunidades profesionales que sus compañeros se sienten cómodos aceptando, o (2) aceptar ofertas de trabajo sabiendo que han firmado en contra de sus derechos por si sufren acoso o discriminación. Debido a que ninguno de estos es un resultado aceptable, continuaremos nuestro impulso para que se fijen requisitos estandarizados aplicables a todas las firmas que reclutan en la Facultad”, dijo la estudiante.

El medio llamó a denunciar mediante un correo electrónico o mensaje de texto hacia ellos, a los bufetes que todavía requieran que sus trabajadores se sometan a esa clase de “acuerdos”.

 
También te puede interesar: Futuras abogadas abren discusión sobre el acoso sexual

Estudio CEJA: Colombia y Chile tienen mejores servicios judiciales en línea

Javiera Bianchi
CEJACEJA

El Centro de Estudios de Justicia de las Américas (CEJA) publicó la tercera versión del Índice de Servicios Judiciales en Línea (ISJL), con el apoyo de International Development Research Centre (IDRC). El informe se inserta en el proyecto de la misma institución “El impacto de las tecnologías de información en el acceso a la información judicial y a la justicia por parte de la ciudadanía”.

El objetivo del estudio era evaluar el nivel de acceso a la justicia a través de la utilización de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TICs), particularmente Internet.

“El monitoreo sistemático que permite la recolección periódica de datos, es de vital trascendencia no sólo para conocer la tendencia histórica y grado de evolución de los servicios ofrecidos, sino para poder identificar con evidencia empírica cuáles son los desafíos y espacios de mejora, en un área que muchas veces se percibe alejada del mundo de la tecnología, como lo es la justicia”, explicó el director ejecutivo de CEJA, Jaime Arellano.

La metodología

Entre septiembre y diciembre de 2017, se observaron 135 sitios web correspondientes a 33 países integrantes de la Organización de Estados Americanos (OEA), para conocer su nivel de avance en la incorporación de las TICs en el sector justicia, apuntando a una mayor democratización, transparencia y participación ciudadana.

El ISJL estaba compuesto por 4 indicadores: tiempo de respuesta, evolución de sitios web, contenido y tecnología. Cada uno pretende puntuar, a partir de indicadores concretos, el desempeño en dimensiones relevantes para evaluar la existencia y calidad de los servicios judiciales ofrecidos en línea.

Los resultados

De acuerdo al informe, Colombia, invicto desde 2015, y Chile, que subió un puesto, presentan mejores servicios judiciales en línea y cumplen con los estándares establecidos por CEJA. Esto se debe a que ambos países han profundizado el trabajo en materia de transparencia y gobierno electrónico. En el ranking le siguen Costa Rica, Uruguay, Ecuador y Canadá.

CEJAÍndice de Servicios Judiciales en Línea, CEJA

Uno de los puntos que sobresalen en Chile, según la institución, es el Servicio Nacional del Consumidor (SERNAC). Explican que el sistema de respuesta automática confirma la correcta recepción de las consultas que las personas hacen y además, se les entrega información relevante sobre el contacto, otorgando un número de seguimiento a dicha consulta, informando de los plazos de respuesta e incluso dando recomendaciones para adelantarse a posibles problemas.

En general, las instituciones del sector justicia tardan en dar respuesta frente a consultas en cuatro conflictos frecuentes: resarcimiento de bien defectuoso, petición de pensión alimenticia, conflicto frente a una pequeña deuda y conflicto frente a remuneraciones laborales. Sin embargo, el estudio destaca que los países tienen un cumplimiento promedio sobre el 50%.

CEJAÍndice de Servicios Judiciales en Línea, CEJA

 

“Junto con la idea de facilitar el uso de herramientas, mejorar la experiencia del usuario y dar acceso expedito a los requerimientos de la ciudadanía en general, también es imprescindible pensar estas plataformas con un sentido inclusivo. Para ello es trascendente que se consideren dentro del diseño de los sitios web, herramientas para personas con capacidades diferentes, uso de lenguaje sensitivo, no discriminador y diverso, incluyendo perspectiva de género”, concluye el Centro de Estudios de Justicia de las Américas.

Para conocer el informe completo, ingresa aquí

 

También te puede interesar: Qué significa la inteligencia artificial aplicada a casos judiciales

El bienestar sicológico del abogado pasa por reducir su estrés

Javiera Bianchi
biofeedbackJohn Hain, Pixabay

La manera de relacionarse con el entorno puede ser analizada con distintas ópticas y pueden vincularse tanto con el placer —alegrías, logros, gozo físico— como con el dolor —angustia, estrés, rabia, frustración o pena—, y así como en la vida hay momentos malos, existen mecanismos que enseñan a administrarlos mejor.

Los abogados, el estrés y el mindfulness

El ritmo acelerado con que se vive hoy afecta todos los ámbitos de la vida. En Chile, según cifras de la Superintendencia de Seguridad Social, un 41% de las licencias médicas son por estrés laboral, depresión o ansiedad.

“Hoy dejamos el botón constantemente en on, sin permitirnos apagarlo. El culpable de esto es el pensamiento: le damos vuelta a las cosas muchísimas veces y eso nos sobrepasa. Es lo que hace que, por ejemplo, estemos irritados o que respondamos inadecuadamente. Es un loop o un espiral negativo que no nos deja salir de ahí y que nos va afectando en todos los ámbitos”, dice el psicólogo experto en mindfulness, José Antonio Cousiño.

Para él, los abogados tienen un problema en particular: siempre están poniendo atención a los riesgos, a las fisuras, a los problemas y a las trampas. “Si uno está 8 o 9 horas al día viéndole el detalle a todas las cosas, tu cabeza está entrenada y sigue el mismo circuito para todas los demás aspectos. Entonces, llegas a la casa y sigues viendo riesgos y problemas, afectando las relaciones humanas”, explica.

“El problema con eso —prosigue— es que mantiene al abogado en estado de alerta permanente. No pueden parar nunca y como el trabajo es así, tienden a seguir de largo y se acostumbran. Esto tiene un efecto súper negativo en la salud, porque el estrés crónico destruye el sistema cardiovascular; particularmente provoca la arterioesclerosis, que hace que las venas se endurezcan y se acumule grasa, lo que aumenta la probabilidad de infartos y enfermedades cardiovasculares”, continúa.

Según Cousiño, la técnica del mindfulness “no es algo como de los monjes del Tíbet”. Incluso en la serie estadounidense Billions, los fiscales y personajes ligados al mundo jurídico, practican este tipo de meditación, ejemplifica. “Sabemos que el pensamiento es el principal multiplicador del estrés. Lo que se quiere es generar un espacio de calma y de descanso y, desde ese lugar, poder cambiar la relación con los pensamientos y decidir qué hacer con las cosas que nos pasan”, añade.

Algunos de los beneficios comprobados científicamente son: mayor concentración, menos angustia, aumento de la capacidad de memoria y permite regular mejor las emociones. Según el experto, esto llevaría a mejorar la manera en que los abogados se conectan con los clientes, la calidad trabajo y, por ende, mejoraría la calidad de vida. Sin embargo, no es suficiente practicarlo esporádicamente, ni siquiera si es una vez a la semana. Debería ser “tan sistemático como hacer ejercicio”.

Taller de reducción de estrés

El próximo 6 de junio, el consultor, terapeuta y coach José Antonio Cousiño, realizará un taller de mindfulness con apoyo de biofeedback. Si antes se trataba de técnicas muy lejanas a la formación jurídica o al ejercicio profesional, han probado ser de utilidad en el demandante día a día da de los abogados.

Se trata de una práctica de meditación que propone centrarse en el presente: poner atención en lo que está sucediendo aquí y ahora.

Según Mucho Más Mejor, este programa de reducción de estrés basado en atención plena (MBSR), más conocido como mindfulness, es un método que ha probado científicamente su efectividad en la reducción de los síntomas de estrés y ansiedad, así como en la promoción de bienestar psicológico.

Por su parte, la tecnología del biofeedback aporta al medir de manera eficaz lo que las personas piensan y sienten. Es definida por la Association for Applied Psychophysiology and Biofeedback, como: “Un proceso que permite a un individuo aprender cómo cambiar la actividad fisiológica a efectos de mejorar la salud y el rendimiento. Instrumentos precisos miden la actividad fisiológica como ondas cerebrales, función cardiaca, la respiración, la actividad muscular y la temperatura de la piel. Estos instrumentos con rapidez y precisión ‘retroalimentan’ información al usuario. La presentación de esta información (biofeedback) – a menudo en combinación con cambios en el pensamiento, las emociones y la conducta – apoya deseados cambios fisiológicos”.

Son 8 sesiones de dos horas cada una, una jornada de 5 horas y sesiones de biofeedback, en las que se revisarán los fundamentos del mindfulness, la psicología positiva y otras fuentes. Además, se practicará lo aprendido con distintos ejercicios: meditaciones sentados, acostados y en movimiento, y revisiones de los procesos mentales y emocionales.

El programa completo cuesta US$300 (CLP$190.000) y, para aquellos que no pueden costearlo, ofrecen dos medias becas.

Mañana miércoles 30 de mayo a las 19:30 harán una charla informativa sin costo para todos aquellos que quieran saben más del tema.

Talleres para abogados en el mundo

En la Escuela de Derecho de Georgetown, en Estados Unidos, impartieron en febrero un curso que enseña y prepara a los estudiantes para el estilo de vida estresante que, normalmente, está ligado a la profesión. En él les proporcionaban a los alumnos habilidades mentales, que no siempre se enseñan en clases, y que son necesarias para poder sortear la carrera y llevar una vida equilibrada.

La idea fue obtenida de un curso para estudiantes graduados del Centro Médico de Georgetown. El objetivo era que ellos aprendieran técnicas de “mente-cuerpo”, como por ejemplo, la meditación diaria o las discusiones reflexivas, que los ayudaran a reducir el estrés.

 

Si te quieres inscribir en el taller ingresa aquí

También te puede interesar:
Abogados anglosajones se entrenan en técnicas de meditación

IFLR nombra a los ganadores 2018

ganadoresIFLR

El 17 de mayo, la International Financial Law Review (IFLR), lanzó los ganadores de los American y Europe Awards, en Nueva York. Estos premios premian a las firmas y los tratos más innovadores. Aquellos que fueron nominados, fueron previamente investigados y presentados.

Los premiados por cada región


– América del Norte:
Ritch, Mueller, Heather y Nicolau, de México.
– Sudamérica: Pinheiro Neto Advogados, de Brasil.
– Estados Unidos: Davis Polk & Wardwell

Las mejores firmas en cada país

En Centro y Sur América fueron:

– Argentina: Bruchou, Fernández, Madero & Lombardi
– Brasil: Pinheiro Neto Advogados
– Chile: Claro & Cía
– Colombia: Brigard & Urrutia
– Costa Rica: BLP Legal
– Perú: Estudio Rodrigo Elías y Medrano
– Uruguay: Ferrere Abogados

En Europa:

– Alemania: Hengeler Mueller
– España: Uría Menéndez
– Francia: Cleary, Gottlieb, Steen & Hamilton
– Italia: Nctm

Ganadores en cada país por rubro

Banca nacional y finanzas:

– Argentina: Bruchou, Fernández, Madero & Lombardi
– Brasil: Machado, Meyer, Sendacz, Opice Advogados
– Canadá: Torys
– Chile: Morales & Besa
– Colombia: Posse, Herrera, Ruiz
– México: Ritch, Mueller, Heather y Nicolau

Mercados de capitales:

– Argentina: Marval, O’Farrell & Mairal.
– Brasil: Pinheiro Neto Advogados
– Canadá: Osler, Hoskin & Harcourt
– Chile: Garrigues Chile
– Colombia: Brigard & Urrutia
– México: Creel, García-Cuellar, Aiza y Enriquez.

Firmas corporativas:

– Argentina: Bruchou, Fernández, Madero & Lombardi
– Brasil: Mattos Filho, Veiga Filho, Marrey Jr e Quiroga Advogados
– Canadá: Davies, Ward, Phillips & Vineberg
– Chile: Carey
– Colombia: Gómez-Pinzón
– México: Mijares, Angoitia, Cortés y Fuentes

Revisa los demás ganadores en América y Europa.

 
También te puede interesar: Leaders League libera ranking de propiedad intelectual para Chile

Tercer Congreso Internacional de Compliance en Madrid

J.Bianchi

El Congreso Internacional de Compliance es un referente nacional e internacional para los profesionales que trabajan en el área. Esto, debido a que es una materia de evolución constante a nivel global, por lo que se hace indispensable, según Thomson Reuters, conocer las tendencias en otros países para anticipar prácticas que se están convirtiendo de exigencia común en las transacciones internacionales y nacionales.

complianceCongreso Internacional de Compliance

El evento organizado por Thomson Reuters y la Asociación Española de Compliance (ASCOM), será el 31 de Mayo y 1 de Junio de 2018 en el Teatro Goya en Madrid, España. Está dirigido principalmente a abogados, asesores, consultores, empresas de certificación, empresas de auditoría, entre otros.

Hay tres entradas distintas. Dos para aquellos que pueden asistir presencialmente y una para lo que no pueden, vía streaming. Los precios van entre 195€ a 890€ + IVA.

Este año, en la tercera edición del Congreso, se hablará sobre “El futuro del Compliance” y se abordará:

– Las tendencias que se derivan de la práctica norteamericana y, especialmente, las directrices emitidas por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos para la evaluación de la eficacia de los programas de Corporate Compliance.

– Las novedades más relevantes que se están produciendo en Asia, como la aplicación del estándar antisoborno ISO 37001 en China y la próxima aprobación de un China National Standard sobre Compliance. Es una información clave para cualquier organización que se plantee desarrollar transacciones en China o mantener vínculos con operadores de dicha jurisdicción.

– Las novedades más relevantes a nivel Europeo, como las resoluciones judiciales en Alemania, siempre pioneras en esta materia, que refuerzan la necesidad y los efectos positivos de los programas de Compliance, o las recientes novedades en Francia en relación con la lucha contra la corrupción y regeneración de la vida pública. En particular, los requisitos que aplican a determinadas organizaciones y cómo se están interpretando en Francia son una información indispensable para las empresas que operan en los mercados internacionales, especialmente francófonos.

– Las prácticas de Compliance que son comunes en otras jurisdicciones, como Rusia o los países de Latinoamérica.

– Cómo abordan las principales empresas españolas el fenómeno de la internacionalización del Compliance. En particular, como establecen canales de comunicación y denuncia a nivel internacional.

 
Si quieres inscribirte, haz click aquí y para saber más información del Congreso, aquí.

 

 
También te puede interesar: Cumbre UIA de Presidentes de Colegios de Abogados

Cumbre UIA de Presidentes de Colegios de Abogados

En junio próximo se llevará a cabo la “Cumbre de los Presidentes de Colegios de Abogados”, organizado por la UIA. El evento cuenta con el patrocinio de la Misión Permanente de Portugal en la ONU, por eso su locación.

El tema central escogido para la sesión será la esclavitud moderna, lo cual, según la UIA, permitirá a los participantes reflexionar y debatir sobre una serie de problemáticas de orden jurídico e internacional que este tema plantea hoy en día. Pretenden también tratar problemáticas ligados también al derecho internacional que son objeto de debate en la ONU.

“La Cumbre es una ocasión única para reunirse con colegas y representantes de asociaciones internacionales en un lugar altamente simbólico”, dicen desde la Unión Internacional de Abogados.

Este evento está exclusivamente reservado a los miembros de la organización. La participación es gratuita y la inscripción debe hacerse a través de la UIA (uiacentre@uianet.org)

El programa detallado estará disponible en los próximos días.

UIAUIA

 
También te puede interesar: Andrew Perlman en seminario sobre inteligencia, innovación y tecnología